Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FUTBOL SEGUNDA DIVISIÓN

Mal embarazo

"Sólo nos falta quedarnos embarazados, y entonces ya damos el pedo mundial". Así describía ayer Luis Ángel Duque, entrenador del Leganés, el cúmulo de circunstancias adversas a las que se está enfrentando su equipo. El entrenador pepinero atribuye a la mala suerte un gran papel en la clasificación de su equipo. Ayer prefirió no criticar al árbitro, aunque señaló las injusticias que , a su juicio, había cometido. "Pero para qué voy a criticar a los árbitros", dijo, ,"no sirve de nada". También afirmó que nunca echaría la culpa de una, derrota a un jugador y que su política es dar aliento a sus chavales cuando las circunstancias son adversas, que es cuando más lo necesitan. "Nunca criticaré a un jugador que se resbale o tenga un fallo" dijo. "Yo sólo critico al jugador que se toca los cojones", afirmó enojado. Y aunque admitió que en su equipo hay jugadores vagos, no quiso dar nombres. Duque no duda de su continuidad en el club, a pesar de los resultados. "Quedan 29 jornadas y 58 puntos por disputar, y yo" en estos momentos me siento orgulloso de ser entrenador del Leganés". Ayer no pudo celebrar su 40º cumpleaños a gusto: se le atragantaron las seis espinitas de un pescadito extremeño.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de noviembre de 1993