Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi reorganiza Finninvest ante la crisis

Silvio Berlusconi anunció el martes la designación de un nuevo consejero delegado ajeno a la estructura hasta ahora cerradamente familiar de su grupo, Finninvest, que está en crisis como consecuencia de un fuerte endeudamiento susceptible de provocar pérdidas ya este mismo año. El designado es Franco Tatò, hombre con fama de efectuar drásticos y rápidos recortes de costes, que asumirá plenos poderes sobre el grupo. Tatò se incorporó a las empresas de Berlusconi hace apenas dos años, tras haber hecho buena parte de su carrera en Olivetti.

La prensa italiana interpretaba ayer este nombramiento como un gesto claro de Berlusconi de que está decidido a abrir profesionalmente la gestión de una empresa que hasta ahora había dirigido con un personalismo absoluto. El gesto tiene dos destinatarios: los bancos, con los que Berlusconi tiene contraída una deuda que se eleva ya a 3,5 billones de liras (cerca de 300.000 millones de pesetas), y la bolsa, a la que el magnate de la televisión ha decidido lanzar algunas de sus empresas para recavar fondos con los que reequilibrar sus finanzas.Paralelamente, se multiplican los interrogantes sobre las líneas maestras de la reestructuración del grupo presente en España con Telecinco. Un portavoz de Finninvest declaró ayer no tener ninguna información sobre los rumores de que el grupo italiano estaría intentando vender su participación en la cadena española, al tiempo que la de la ONCE. El pasado mes de abril, Finninvest se hizo con el 100% de Publiespaña, la empresa que contrata la publicidad de Telecinco, tras cubrir el hueco dejado vacante por la organización de ciegos.

La marcha reciente del primer grupo de comunicación italiano, que ocupa el puesto cinco o seis en las clasificaciones de mayores empresas del país, viene reflejada en el balance correspondiente al ejercicio 1992. Finninvest declara en él un beneficio bruto consolidado de 164.000 millones de liras, frente a 500.000 millones de liras en 1987, cuando el grupo facturaba aproximadamente cinco veces menos.

Pero el resultado operativo de 1992 es, en realidad, una pérdida cercana a los 180.000 millones de liras, que sólo se evita gracias a algunas operaciones contables: fuertes reducciones en las amortizaciones, movilización de reservas adscritas al pago de impuestos futuros y ventas de activos. Entre estas últimas destaca la cesión de una constructora en pérdidas, Cantieri Reuniti Milanesi, a Paolo Berlusconi, hermano del cavaliere, a cambio de un precio elevado.

Pérdidas

Casi el 80% de las pérdidas potenciales de Finninvest son imputables al sector de televisión del grupo, que, con la política de fichajes estelares y derechos de emisión multimillonarios que se pagan en ese mercado altamente competitivo, ha contribuido también decisivamente al endeudamiento del grupo. Las empresas de Berlusconi debían el pasado mes de diciembre 4,4 billones de liras, que se convierten en una deuda neta de 3,333 billones de liras una vez descontadas las disponibilidades y los créditos. El patrimonio neto de Finninvest es de 1,5 billones.Durante el primer semestre de este año, la facturación de Finninvest ha seguido creciendo, en un 14,7%, hasta los 6,26 billones de liras. Pero, según noticias de prensa, también su deuda neta ha crecido hasta 3,55 billones de liras, mientras la empresa sigue sosteniendo q ue se propone concluir el año con una deuda reducida a 2,8 billones.

Las cargas financieras, que el año pasado casi superaban ya el margen operativo, amenazan con poner al grupo definitivamente en pérdidas durante el presente ejercicio, sobre todo si no se repitieran las operaciones internas que en 1992 permitieron todavía dar beneficios.

En la amplia gama de intereses, desde la comunicación hasta el comercio y los seguros, que caracteriza a Finninvest, van claramente en pérdidas la productora cinematográfica Penta y el equipo de fútbol del Milan, propiedad al 100% del cavaliere. Es, en cambio, sólidamente positiva la editorial Mondadori, que próximamente será nuevamente presentada en bolsa, tras fusionarse con la Silvio Berlusconi Editore (SBE). Posteriormente, y siempre que su situación lo permita, saldrán a bolsa las empresas de televisión y el propio holding.

Franco Tatò, el nuevo consejero delegado de Finninvest llamado a racionalizar todo este proceso, era hasta ahora, precisamente, consejero delegado de SBE y de Mondadori, cargos que seguirá asumiendo junto con la dirección ejecutiva del holding.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 1993

Más información

  • Un nuevo consejero asume plenos poderes en el grupo