Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serbios y croatas revocan sus concesiones territoriales a los musulmanes de Bosnia

Sarajevo / Belgrado

La respuesta no se ha hecho esperar al condicionado de los musulmanes al plan de paz para Bosnia. Los dirigentes de los serbios y croatas de Bosnia-Herzegovina anunciaron ayer que revocan las concesiones territoriales que habían hecho a los musulmanes tras el rechazo de hecho del Parlamento de Sarajevo al plan de paz, cuya aceptación condicionaron a la devolución de las zonas ocupadas por la fuerza. La desolación cunde en las capitales occidentales y los mediadores internacionales, David Owen y ThorvaId Stoltenberg, señalaron ayer que sólo convocarán a las partes a nuevas negociaciones de paz si "están dispuestas a alcanzar un compromiso".Tanto el serbio Radovan Karadzic como el croata Mate Boban se apresuraron ayer a revocar las concesiones que habían realizado para favorecer un acuerdo de paz mientras los frentes de guerra se recrudecen en toda Bosnia y las autoridades de Sarajevo comienzan a pedir envíos de raticidas para frenar una invasión de roedores.

Las expectativas de paz disminuyen mientras los mediadores internacionales insisten en que la base de futuras discusiones debe ser el actual plan de paz y representantes de la Comunidad Europea en las negociaciones subrayan que "la única forma de frenar la guerra es en la mesa de negociaciones.

Según el citado plan, los musulmanes (44% de la población) recibirían el 30% del territorio de Bosnia; los serbios (32% de la población) el 52% de los 51.000 kilómetros cuadrados de Bosnia; y por último los croatas (17% de la población) contarían con el resto. La población de Bosnia antes de la guerra era de cerca de 4,5 millones de personas.

El líder nacionalista croata, Mate Boban, realizó ayer un llamamiento para una movilización general y una reanudación de los esfuerzos de guerra. Dos refugiados musulmanes resultaron muertos por tropas del Consejo de Defensa Croata (HVO) en Mostar, pese a la tranquilidad relativa que ayer vivió la capital de Herzegovina.

Dimisión en Nueva York

En Nueva York, el presidente del Tribunal de Guerra creado por las Naciones Unidas para juzgar los crímenes cometidos en la ex Yugoslavia, el holandés Frits KaIshoven, presentó ayer su dimisión alegando la falta de apoyo de la ONU y de numerosos gobierno europeos. El jurista condenó expresamente a Francia, el Reino Unido, Italia y Alemania: "Ninguno de esos países ha contribuido económicamente y no han aportado el material necesario para comenzar nuestras indagaciones", declaró Kalshoven a un periódico holandés.Entretanto los acontecimientos se precipitan en la región de Bihac, un bolsón controlado por los musulmanes en la zona más occidental de Bosnia, que reclama su autonomía del Gobierno musulmán de Sarajevo. El que fuera miembro de la presidencia colegiada de Bosnia, Fikret Abdic, convertido desde el pasado lunes en otro líder independentista, llamó ayer a los residentes en la región a que defienden con la armas su recién proclamada autonomía del Gobierno bosnio. "Ha llegado el momento decisivo para que las fuerzas patrióticas se alcen con todos sus medios contra el intenso terror militar", declaró ayer Abdic según informaciones difundidas por la televisión croata, que da gran publicidad a los autonomistas.

Ante la proclamación de la autonomía en Bihac, Sarajevo envió al Vo Cuerpo de Ejército de la Armija (el Ejército bosnio de mayoría musulmana) comandado por Ramiz Drekovic para imponer la ley marcial en la región. Abdic pidió ayer a sus seguidores que se armen y alisten para detener a Drekovic, al que tildó de "conocido criminal de guerra".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de octubre de 1993

Más información

  • El líder de Bihac llama a la resistencia armada contra Sarajevo