Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un seísmo convierte en cementerio una región india

El terremoto, ocurrido en una zona rural del Estado de Maharastra, es el peor desde la independencia del país

Más de 16.000 personas resultaron muertas y otras 10.000 heridas ayer en el centro de la India a consecuencia del peor terremoto registrado en el país desde su independencia del Imperio Británico en 1947. El seísmo arrasó más de 30 pueblos y ciudades en los populosos Estados de Maharashtra, Karnataka y Andra Pradesh durante la madrugada de ayer. Cinco temblores, cuyo epicentro se localizó a unos 400 kilómetros al este de Bombay y que apenas duraron unos segundos, atraparon en sus lechos a miles de personas que fueron sepultadas vivas en el colapso de sus pobres viviendas. La primera sacudida alcanzó una intensidad de 6,4º en la escala de Richter. Las autoridades indias aseguran que sólo en las ciudades de Khilari y Umarga, próximas al epicentro del seísmo, han perecido al menos 6.000 personas. El jefe de policía del Estado de Maharashtra declaró: "Es una tragedia humana de proporciones inimaginables".

Los equipos de rescate que trabajan en los distritos de Osmanabad y Latur ya han rescatado 3.000 cadáveres de entre los escombros. La mayoría de las víctimas son pobres granjeros que venían sufriendo una terrible sequía de más de seis meses puesto que la lluvias monzónicas, imprescindibles para satisfacer las necesidades de agua en la región, todavía no habían regado la zona.Hari Chandra Braydar ayudaba ayer a sus vecinos a desenterrar los cuerpos de sus parientes de entre los cascotes a que ha quedado reducida la localidad de Khilari. Los sobrevivientes contemplaban, entre gemidos y silencio, como carromatos tirados por bueyes eran cargados, cadáver tras cadáver. "Un violento ruido me despertó. Corrí a la puerta pero no se veía nada, la calle, todo, estaba cubierto de una espesa nube de polvo. Cerré los ojos y cuando pude volver a abrirlos, parecía como si mi pueblo se hubiera convertido en un sangriento cementerio", decía Braydar, quien fue capaz de rescatar a sus esposa y dos hijos de su casa demolida por el terremoto.

El Departamento de Meteorología indio explicó que la catástrofe fue originada por una sucesión de cinco temblores de tierra que sacudieron el oeste y el sur de India en el plazo de dos horas y media. El epicentro de los temblores, que empezaron a partir de las 03.56 (23.56 hora peninsular española), se encuentra en una región conocida por su inestabilidad sísmica. El pasado año, más de 1.000 pequeños temblores sacudieron el distrito de Latur, donde se localiza la ciudad de Khilani.

Las autoridades de Maharashtra y Karnataka aseguran que los temblores destrozaron más de un 85% de las viviendas en más de 4.000 pueblos. El gobernador de Maharashtra, Sharad Pawar, y Lal Krishna Advani, dirigente del primer grupo de la oposición, el partido Bharatiya Janata, recorrieron ayer la devastada ciudad de Khilari.

Borrones en el sismógrafo

El registrado ayer es el peor desastre provocado por un terremoto que golpea a la India en los últimos cincuenta años y la ondas sísmica fueron perceptibles a gran distancia en la ciudades de Madras, Bombay y Bangalore. El portavoz de una oficina metereológica en la localidad de Pune, a unos doscientos kilómetros del epicentro, explicó que la vibración fue tan fuerte que los sismógrafos sólo registraron borrones, de modo que será imposible para los expertos calibrar la violencia del temblor.

[Otro violento terremoto se registró ayer a las 19.27 (hora peninsular española) a 140 kilómetros al oeste de la costa pacífica de México. Según un portavoz de la Universidad Autónoma de México el temblor alcanzó una intensidad de 6,7º en la escala de Richter y fue perceptible en los Estados mexicanos de Oaxaca y Veracruz, pero no se registraron víctimas ni daños de consideración, informa Reuter.]

El primer ministro de la India, Narasimha Rao, expresó ayer su dolor y sobrecogimiento ante la magnitud de la catástrofe y envió tropas del Ejército, unidades médicas y ambulancias para colaborar en las tareas de rescate. Se han levantado miles de tiendas para alojar a los aterrorizados sobrevivientes. Expertos médicos han hecho constar su temor de que, en las próximas semanas, se puedan declarar enfermedades epidémicas entre los refugiados. Las lluvias, por las que han rogado durante meses los habitantes de la región afectada por una grave sequía, hicieron acto de presencia ayer, por primera vez, sólo para complicar las tareas de rescate.

Rusia, Suiza y el Reino Unido ofrecieron al Gobierno indio sus equipos de rescate especializados en desescombrar, pero, al menos ayer, no hubo respuesta de Nueva Delhi, que movilizó de inmediato grúas y maquinaria especializada en el movimiento de tierra para facilitar las tareas de rescate. El Ejército supervisa los trabajos desde el aire con aviones y helicópteros. Un portavoz militar afirmó que han sido enviados a la zona equipos de rescate desde los acuartelamientos de las cercanas ciudades de Pune, Ahmednagar y Secunderabad.

The Independent / EL PAÍS

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 1993