Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno español pedirá a Volkswagen que no abandone Seat al reforzar Skoda

El Gobierno español quiere garantías del presidente de Volkswagen (VW), Ferdinand Piëch, de que el grupo alemán no dejará Seat en un momento en que el primer grupo automovilístico quiere reforzar su presencia en la República Checa. El vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra, y el ministro de Industria, Juan Manuel Eguiagaray, recibirán a Piëch el próximo día 7 para conocer oficialmente los planes de VW con su filial Seat. La firma alemana desea cerrar la fábrica de Seat en Zona Franca y reducir 8.000 empleos en su filial española, lo cual tendría un efecto inducido en unos 50.000 puestos de trabajo en los distintos niveles de la industria auxiliar.

Volkswagen tiene la intención de reforzar a medio plazo su presencia industrial en la República Checa, donde se fabrica el modelo Skoda. Las oscilaciones cambiarias de la moneda checa (la corona) tienen un impacto puramente coyuntural, "que no modificará la estrategia de VW", afirman fuentes del consejo del grupo alemán, En este sentido, la reciente cancelación de inversiones de VW en Praga no tiene especial relevancia ya que se debe al hecho de que el grupo "destinará a la compra de la factoría de Seat en Pamplona los fondos presupuestados inicialmente para ampliar la cadena del Skoda", señalan los mismos medios.La decisión de reducir el tamaño de Seat se debe a que Volkswagen está repercutiendo en su filial española la crisis del sector. Otras fuentes conocedoras de la crisis del grupo afirman: "Volkswagen considera en estos momentos a Skoda como su niña mimada". La posibilidad de que VW decida trasladar la fabricación del Toledo -ahora se produce en Zona Franca- a las instalaciones de la República Checa incide en el mismo clima, aunque este extremo no ha sido confirmado ni desmentido por el grupo alemán. En cualquier caso, la suspensión de las inversiones en la factoría de Praga es transitoria y se debe a que los expertos financieros del grupo "creen que la corona checa está muy revaluada. Han aprendido la lección de la peseta y no quieren riesgos de devaluación. La consigna es esperar a que la corona esté en su valor real".

Seat atraviesa la peor crisis de su historia. La previsión de unas pérdidas de 100.000 millones de pesetas para este año y las exigencias de VW han forzado a dimitir al presidente ejecutivo de Seat, Juan Antonio Díaz Álvarez. "La dimisión de Díaz Álvarez al frente de Seat marca una nueva etapa de Volkswagen", dicen fuentes de la empresa. Para sustituir al expresidente se ha nombrado provisionalmente a Peter Walzer, considerado un hombre de tránsito hasta que se busque nuevo presidente.

Volkswagen busca un ejecutivo español para dirigir Seat. La decisión se basará en hallar dos tipos de perfiles, señalan fuentes del grupo. El primer perfil correspondería a una persona bien conectada con la Administración española y ejecutiva. El segundo, a una persona del equipo de José Ignacio López Arriortúa, el poderoso director de compras del grupo.

Entre los nombres barajados en las últimas horas para acceder al cargo figuran Josep Miquel Abad, ex consejero delegado del Comité Organizador Olímpico (COOB 92); Jordi Mercader, ex presidente del Instituto Nacional de Industria (INI); Rafael Villaseca, director de la empresa de infraestructuras Gisa, propiedad de la Generalitat, y Joan Majó, exministro de Industria. El consejo de vigilancia de Volkswagen se inclina más bien por situar en el cargo al propio López Arriortúa o a su hombre de confianza en Seat, Alfredo García Blanco, quien dirige las compras de la empresa española. También se habla, pero con menos posibilidades, de los consejeros de Seat Eduardo Foncillas y Juan Miguel Antoñanzas, quien fue presidente de la compañía cuando Seat era propiedad del INI.

El Gobierno central y la Generalitat buscan el apoyo del land de Baja Sajonia para que medie en la crisis de Seat. De momento, "no ha habido ningún contacto" en este sentido, dijo ayer el presidente de Baja Sajonia, el socialdemócrata Gerhardt Schroeder. El land de Baja Sajonia es el primer accionista de Volkswagen con el 20% del capital y tiene dos miembros en el Consejo de Administración. Schroeder añadió que "está abierto a los contactos", informa desde Bonn .

Los secretarios generales de UGT y CC OO en Seat, Enrique Montoya y Alfonso Rodríguez, respectivamente, se reúnen hoy en el cuartel general de Volkswagen, en la ciudad de Wolfsburg.

La oposición parlamentaria se sumó ayer a la lista de peticionarios de acciones gubernamentales para evitar el desmantelamiento de la factoría de la Zona Franca de Barcelona. El Partido Popular solicitó la comparecencia en el Congreso del ministro de Industria, pidió explicaciones al Ejecutivo acerca de la situación financiera de la empresa y sobre las responsabilidades del Instituto Nacional de Industria en el momento de la venta de Seat a Volkswagen, en el año 1986.

El alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, pidió a la multinacional Volkswagen que entable un "diálogo fluido con el Consorcio de la Zona Franca para buscar soluciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 1993

Más información

  • Ferdinand Piëch informa hoy a las centrales sindicales