Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hillary Clinton defiende en el Congreso de EE UU la reforma sanitaria

Hillary Rodham Clinton defendió ayer en el Congreso de Estados Unidos los pormenores de la reforma sanitaria con la que quiere poner en marcha un sistema de salud "que funcione y responda a los intereses de los ciudadanos"."Estoy aquí como madre, como esposa, como hija, como hermana, como mujer. Estoy aquí como ciudadana de este país, preocupada por la salud de su familia, por la salud de su nación". Así comenzó la esposa del presidente de los Estados Unidos su discurso, que transcurrió de forma tranquila pero tajante. Ésta intervención es la primera de las cinco que mantendrá esta semana ante otros tantos comités del Congreso, que deberá estudiar y, en su caso, aprobar la reforma sanitaria elaborada minuciosamente por un equipo dirigido por ella durante casi ocho meses.

El llamado plan de Hillary, presentado la pasada semana por Bill Clinton en una sesión conjunta de las dos Cámaras, y recibido con satisfacción general, empezó ayer martes a ser estudiado por los congresistas.

Al término de la primera e histórica comparecencia de Hillary Clinton, los congresistas, tanto republicanos como demócratas, la obsequiaron con un cerrado aplauso. Sentada frente a ellos, Hillary Clinton alternó argumentos económicos con razones femeninas; desgranó propuestas y, con un cierto aire didáctico, convenció a sus interlocutores de que la suya es prácticamente "la única" propuesta viable para reconstruir la sanidad estadounidense.

"Los ciudadanos de este país no pueden esperar más para ver reformado el sistema de salud. Mientras estamos, sentados aquí, literalmente, cientos y cientos de estadounidenses perderán su cuidado sanitario", dijo la ponente.

La primera dama, que antes de llegar a la Casa Blanca era una de las cien abogadas mejor pagadas del país, demostró con creces que sus altos honorarios de entonces estaban más que justificados. Segura y persuasiva, Hillary Clinton no dejó, ni en la exposición inicial ni en las posteriores respuestas, ninguna duda de la fama que le precede de mujer inteligente.

Las alabanzas a su actuación, capacidad y dedicación, si bien fueron más claras en el campo demócrata, existieron también entre los republicanos, entre los que se notó incluso una manifiesta impotencia para contrarrestar los pesados argumentos de Hillary Clinton.

Con su intervención ante el Congreso, Hillary Clinton se suma a la corta lista de primeras damas que han comparecido ante el Congreso cuando sus respectivos esposos eran presidentes: Eleanor Roosevelt (1933-1945) y Rosalynn Carter (1977-1981). Las dos hablaron a favor de las políticas que estaban haciendo sus maridos, pero Hillary, a diferencia de ambas, defendió airosamente ante los congresistas la política que ella, como arquitecto de la reforma sanitaria, ha sugerido a su marido que debe hacer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de septiembre de 1993