Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Marcha fúnebre' para enterrar el monopolio

Unos 300 coches fúnebres atascaron durante la mañana de ayer las calles del centro de la capital y sembraron de coronas de flores las puertas de la Consejería de Salud. Un Cadillac negro de 1940, conducido a paso de entierro, encabezaba la marcha de protesta de las funerarias privadas, que reclaman a las administraciones local y autónoma el fin del monopolio en el traslado de cadáveres de Madrid a otras localidades, que favorece a la Empresa Mixta de Servicios Funerarios (51% de capital municipal).La caravana, de cuatro kilómetros, formada por casi 300 vehículos, provocó el asombro y la hilaridad de los conductores y los viandantes. Algunos se asomaban dentro de los furgones para comprobar si iban llenos o vacíos. La marcha discurrió desde las proximidades del estadio Vicente Calderón hasta la calle de O'Donnell, frente a la Consejería de Salud de la Comunidad de Madrid. Allí, los conductores depositaron un centenar de coronas de flores y entregaron un escrito al consejero.

Los convocantes de la protesta, la mayoría agrupados en la Asociación Funeraria de España (Afues), reclaman su derecho a trasladar cadáveres de quienes fallecen en la capital pero deben ser enterrados fuera. Lucio Gabriel, secretario de Afues, asegura que el 20% de los fallecidos en Madrid son enterrados lejos de la capital. "La actitud de la consejería y del Ayuntamiento manteniendo el monopolio puede afectar a las más de 3.000 empresas funerarias de toda España y a más de 30.000 trabajadores". En la región hay 19 empresas de este tipo.

La resolución de la consejería, que cuenta con el apoyo del sindicato CC OO, especifica que sólo se concederán autorizaciones de traslado de cadáveres con origen en la capital a la Empresa Mixta de Servicios Funerarios de Madrid (con un 49% de capital privado), la única autorizada por el Ayuntamiento.

Juan Antonio Valdivia, director de la funeraria municipal, restó importancia a la manifestación y señaló que lo único que le preocupa -"ahora que muere más gente por el cambio de tiempo"- es mejorar el servicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 1993