Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De aliado a enemigo

Alexandr Rutskói, de 46 años, proclamado presidente por el Parlamento, está hoy en abierta oposición al presidente Borís Yeltsin, quien le suspendió de la vicepresidencia tras el informe de una comisión (creada por el propio Yeltsin) que le acusó de haber transferido dinero del Estado a una cuenta en Suiza. Es general de aviación y héroe de la antigua Unión Soviética por sus méritos de guerra en el conflicto de Afganistán.Su incorporación a la política fue tardía. Abandonó la carrera militar en 1989 para presentarse como candidato a diputado de la Unión Soviética por el -distrito de Moscú con el apoyo de las organizaciones nacionalistas Pamiat y Otéchestvo, del partido comunista local y de la Iglesia ortodoxa, aunque perdió en la segunda vuelta. Sin embargo, obtuvo el escaño en 1990, cuando se presentó como candidato por su ciudad natal, Kursk (Rusia).

MÁS INFORMACIÓN

Al principio se unió a los conservadores en el grupo Comunistas de Rusia, pero después evolucionó y empezó a colaborar con Borís Yeltsin. Ello aumentó las discrepancias con sus antiguos compañeros comunistas, que le bautizaron con el apodo de El Veleta.

Rutskói dirige el Partido Popular de Rusia Libre, que está representado en el bloque centrista del Parlamento ruso. Fue, con Yeltsin, una figura clave durante el frustrado golpe de Estado contra el presidente Mijaíl Gorbachov, el 19 de agosto de 1991, pues fue el organizador de la resistencia popular en torno al Parlamento que debía impedir que la Casa Blanca fuese asaltada por las tropas rebeldes.

Las relaciones entre el presidente Yeltsin y el vicepresidente Rutskói empezaron a enfriarse tras el frustrado golpe de 1991 contra Mijaíl Gorbachov. La ruptura se hizo abierta al criticar Rutskói la política económica de Yeltsin. Rutskói hizo causa común con el presidente del Parlamento, el conservador Ruslán Jasbulátov, y ambos denunciaron las reformas radicales, en el ámbito económico introducidas por Yegor Gaidar, a quien Yeltsin incorporó a su Gobierno en octubre de 1991.

Rutskói reclamó una tercera vía patriótica para impedir lo que calificó de "desmoronamiento de Rusia". La respuesta de Yeltsin fue desplazarle del círculo del poder. El golpe dado el martes por el presidente ruso le ha vuelto a colocar en primera línea al autoproclamarse presidente de Rusia con el apoyo del Parlamento presidido por Ruslán Jasbulátov.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de septiembre de 1993

Más información

  • ALEXANDR RUTSKÓI