Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos oficialistas arrasan las elecciones directas marroquíes

Un frente común formado por cuatro partidos oficiales, a los que hay que sumar la Agrupación Nacional de Independientes, que va en solitario, logró ayer la mayoría de los 111 escaños del Parlamento de Marruecos, un tercio de la Cámara, que se elige de manera indirecta entre los representantes de los ayuntamientos, cámaras profesionales y sindicatos.El resto de los dos tercios del parlamento, 222 diputados, fue elegido en las elecciones directas celebradas el pasado 25 de junio, en las que la oposición democrática logró una relativa mayoría de 99 escaños.

Los primeros resultados provisionales y parciales, referidos a los diputados en representación de los ayuntamientos, ponen de manifiesto el triunfo de la Unión Constitucional, seguida del partido berberista Movimiento Popular, de la Agrupación Nacional de Independientes, del Partido Nacional Demócrata y del Movimiento Nacional Popular. Todos estos partidos constituían una mayoría gubernamental que sufrió un importante revés en la primera parte de las elecciones, celebradas de manera democrática mediante un sufragio universal.

A medianoche de ayer, estos partidos oficialistas habían logrado ya 33 escaños, mientras que la oposición democrática sólo había logrado seis. Los resultados definitivos, sin embargo, no serán conocidos hasta esta mañana, cuando el ministro del Interior, Dris Basri, celebre una conferencia de prensa.

En estas elecciones indirectas participan los representantes electos de los ayuntamientos, que escogen 69 diputados; los de las cámaras de Agricultura, Comercio, Industria y Artesanía, con 32 escaños, y los de los sindicatos, que votan 10 puestos.

747 candidatos

Para estas elecciones se ha presentado un total de 747 candidatos, entre los que se encuentra un buen número de altos funcionarios de la Administración y de cargos políticos. El número de votantes es aproximadamente de unas 20.000 personas.

Estas elecciones indirectas han sido tradicionalmente criticadas y descalificadas por la oposición democrática, que reclama un Parlamento elegido totalmente por sufragio universal directo. En su opinión, este tipo de votaciones sirve de plataforma a los partidos oficialistas y a los candidados de la Administración para llegar hasta el Parlamento, corrigiendo así los resultados de las elecciones populares de la primera vuelta.

La campaña electoral previa a estas elecciones indirectas ha durado una semana, pero ha pasado absolutamente inadvertida para la opinión pública, sumergida en su tradicional indiferencia o, en el mejor de los casos' mucho más interesada por el proceso de paz en Oriente Próximo, la firma de los acuerdos de Washington o la visita a Rabat del primer ministro israelí, Isaac Rabin, y su ministro de Asuntos Exteriores, Simón Peres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de septiembre de 1993