Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez denuncia peligrosidad social de un ex funcionario judicial de Marbella

Blanca Esther Díez, la juez que denunció la existencia de corrupción judicial en Marbella, ha pedido el internamiento y la incautación de los bienes del ex oficial de juzgado Juan Ramírez, " obtenidos de su permanente proceder delictivo", en un informe dirigido al magistrado decano Gonzalo Trujillo, en el que denuncia "la peligrosidad social" que representa el antiguo funcionario.La juez, que encarceló durante dos meses al ex oficial por su supuesta participación en la presunta operación de venta fraudulenta del Casino Nueva Andalucía, define a Ramírez como la "persona más odiada y temida de este pueblo", a raíz de sus "conductas desviadas y delictivas". Díez basa las acusaciones contra el ex oficial en las declaraciones y denuncias de una treintena de personas que le confesaron las supuestas actuaciones delictivas de Ramírez.

La magistrada denuncia al funcionario jubilado por "cometer todo tipo de acciones ilegales y favorecer a la delincuencia organizada", por "recibir muy buenos regalos de delincuentes" y tratar de "abusar sexualmente de las mujeres o novias de los detenidos". Díez señala en el escrito que la peligrosidad social de Ramírez está agravada por "su plena seguridad de que nunca sería perseguido por sus crímenes". La juez solicita también que se mantenga al ex oficial bajo constante vigilancia y se le prohiba residir en esta localidad.

Ramírez, por su parte, ha negado las acusaciones de la juez, contra la que ha anunciado emprender acciones judiciales y para la que pidió una revisión del médico forense, "por tener las facultades mentales alteradas". El ex funcionario entiende que esta denuncia sólo obedece a cuestiones personales de Díez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de septiembre de 1993