Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Sobre las bicicletas del verano

He leído en su periódico la carta de una conductora (de coche) quejándose de esos Induraincitos "que se dedican cada verano a hacer la vida imposible a los conductores que se ganan la vida recorriendo día a día las carreteras". Sorprendida y enfadada me quedo a leerla. Contemos la historia desde el otro punto de vista, yo soy una Induraincita (aunque también podría ser una Perica Delgado o una Álvara Pino, pues ando en bicicleta desde los siete años, 1976). Desde entonces, cada verano o cada rato libre que tengo cojo la bicicleta para pedalear, y es cuando aparecen esos conductores (yo a veces también tengo que conducir mi coche) que no saben respetar al pobre ciclista, que la mayoría de las veces no tiene más remedio que compartir la carretera con ellos (los conductores). Yo, que puedo hablar desde los dos puntos de vista, recomendaría más cuidado y tolerancia hacia los ciclistas que por ahora no tienen (ni tendrán) otro remedio que compartir con los otros conductores (de coche, autobús, moto, camión o camioneta) las mismas carreteras para poder hacer deporte o simplemente desplazarse sin llenar de malos humos, en todos los sentidos, el medio ambiente. Yo ahora, que sigo por segundo año en Holanda, sí puedo pedalear sin problemas gracias a los carriles y semáforos que tenemos los ciclistas (100% de la población) a lo largo de todo el país. A sabiendas, además, de que el coche casi siempre me tendrá que ceder a mí el paso (a no ser que aparezca en alguna vía a mi derecha).-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 1993