Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alcaldes catalanes reclaman a Serra una secretaría de Estado de ciudades

Ocho alcaldes catalanes pertenecientes al Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) se reunieron recientemente con el vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra, en La Moncloa. Dos asuntos centraron las casi tres horas de conversación: la posibilidad de que la problemática de las ciudades encuentre acomodo y representación específicos en la estructura política y administrativa del Gobierno de Felipe González y la necesidad de que ese mismo gabinete encare decisivamente el grave problema de financiación de los municipios españoles. El alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, y el resto de colegas sugirieron al vicepresidente del Gobierno que estudie la creación de una Secretaría de Estado para las ciudades.El alcalde de Barcelona ha incluido entre sus objetivos políticos más o menos inmediatos la consecución de un ministerio de las ciudades. En una reunión de la ejecutiva socialista, anterior a la formación del nuevo Gobierno de Felipe González, Maragall sugirió que el máximo órgano de gobierno del PSC "instara" a Felipe González a la creación del citado ministerio. La propuesta no fue tomada en consideración por los máximos responsables del socialismo catalán.

Asistentes

A la reunión, una comida convocada el pasado día 19, asistieron Pasqual Maragall, alcalde de Barcelona, Manuel Royes, presidente de la Diputación barcelonesa y alcalde de Terrassa, Joaquim Nadal, de Gerona, Antoni Siurana, de Lérida, Manuel Mas, de Mataró, Joan Blanch, de Badalona, Josep Abelló, de Reus, y Montserrat Tura, alcaldesa de Mollet. La ejecutiva del PSC tuvo conocimiento del contenido de ese encuentro el lunes 26, durante la reunión de su ejecutiva.El vicepresidente Serra, según las fuentes socialistas consultadas por este periódico, animó a los asistentes a un intercambio franco de opiniones, pero no se comprometió ante ninguna de las propuestas planteadas por los alcaldes. Alguno de ellos insinuó, incluso, la posibilidad de que esa nueva figura política y administrativa encargada de relacionar la política genera0l del Gobierno con la problemática ciudadana pudiera depender estrictamente de la vicepresidencia.

Serra y los alcaldes evaluaron también la difícil situación económica de los municipios catalanes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de julio de 1993