Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Costa considera "ridícula" la demanda contra 'Al filo de la ley'

Pedro Costa, codirector del programa Al filo de la ley, considera "ridícula" la demanda que mañana presentará la fiscalía de Madrid contra Antena 3 Televisión por considerar que en el programa emitido el pasado día 21 existió una intromisión ilegitima en la intimidad, el honor y la imagen de dos menores. "Se trata de una madre que ha perdido a sus hijas y ya está", ha dicho el director.

El fiscal cuantifica en un total de 16 millones de pesetas el perjuicio causado por el programa contra estas dos niñas, de 12 y 15 años, por difundir sus fotografias y diatos suficientes para su identificación, informa Efe.La demanda está dirigida contra Antena 3 Televisión, los responsables del programa Al filo de la ley y su presentadora, Rosa María Mateo, a los que exige una indemnización de ocho millones de pesetas para cada una de las menores como "resarcimiento por los perjuicios causados".

Pedro Costa opina que es "absurdo" que pueda acusarse a Rosa María Mateo en calidad de presentadora. "Nosotros dimos los datos para localizar a dos niñas desaparecidas. Y ya está. Al filo de la ley es un espacio de investigación. Hay un programa de TVE al que le podían haber llovido demandas por las mismas causas y eso no ha sucedido nunca", dice Costa.

"Siento que existe un cierto acoso sobre Al filo de la ley desde unas declaraciones de José Luis Corcuera hace una semana contra los reality shows. Éste es el único programa que cuenta con la obstrucción de la policía, en lugar de su colaboración. Nosotros mantenemos la independencia y hacemos lo que planteamos en su momento: un programa de investigación. Hay otros espacios que están asesorados y controlados directamente por el Ministerio del Interior", comenta el director de Al filo de la ley.

Confianza

Pedro Costa se encuentra tranquilo con respecto a este tema y asegura contar con toda la confianza por parte de Antena 3. "La prueba está en que continuamos en agosto, una época en la que muchos programas descansan, y seguimos en septiembre", dice.La demanda explica que ambas menores se fugaron de su domicilio el pasado 16 de julio porque, según declararon ante la policía, eran víctimas de presuntos delitos contra la libertad sexual y malos tratospor parte de sus familiares y allegados.

Estos hechos motivaron que la fiscalía de Madrid incoara un expediente de protección para cada una de las menores, a la vez que las niñas fueron ingresadas en el centro de primera acogida de Hortaleza (Madrid).

La demanda señala que en el citado programa se informaba sobre la circunstancia de la vida personal, familiar y escolar de las menores, que pertenecen, "sin dudar", al "ámbito de su intimidad".

Según el fiscal, esta información, unida "a la exposición continuada de sus fotografias, permitía a toda persona que estuviera viendo el programa de televisión identificar indubitadamente a las menores.... suponiendo este hecho una publicación innecesaria de aspecto privativo de la esfera personalista de ambas inenores".

Destaca el fiscal que "no puede considerarse este caso como ejercicio del derecho a la libertad de expresión entendido como contribución a la formación de una opinión consciente y libre a través de una información veraz, porque estos valores podían haber sido ejercidos sin atentar contra el derecho de las menores".

"Bastaba haber hecho una exposición de situaciones de marginación social en las que se desenvuelven algunas personas, sin tener por ello que identificar con situaciones concretas a personas concretas", añade la demanda.

La fiscalía de Madrid aprecia que existió una intromisión ilegítima en la imagen de las menores por la difusión de las fotografias, así como una intromisión en su intimidad por los datos ofrecidos sobre su vida privada y en su honor al emitir sus "comportamientos y modo de vida con la pormenorización de las agresiones denunciadas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de julio de 1993

Más información

  • El fiscal acusa al espacio de intromisión en el honor de dos menores