Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El IRA lanza una campaña de terror con coches bomba

El buen resultado obtenido por el Sinn Fein en las elecciones locales de Irlanda del Norte ha animado a su brazo armado, el Ejército Republicano Irlandés (IRA), a intensificar su campana de atentados. Cuatro coches bomba han estallado en la provincia desde que se celebraron las elecciones, el pasado jueves. Los unionistas han reaccionado pidiendo la reimplantación del internment, el encarcelamiento sin juicio de presuntos terroristas.El resultado electoral demuestra que la política norirlandesa tiende de nuevo a la polarización y al extremismo. El Sinn Fein ha conseguido frenar su declive de los últimos 10 años y ha incrementado sus votos en un 1% respecto a las anteriores elecciones; ese estrechísimo porcentaje le ha proporcionado una ganancia de nueve concejales, con los que suma en total 51.

En el bando contrario, el unionista, los moderados de James Molineaux han perdido dos puntos, mientras los extremistas de lan Paisley han mantenido su posición.

El incremento en el voto al Sinn Fein indica que el aumento de la población católica, ya casi la mitad del total, favorece más al nacionalismo extremista que al moderado del Partido Laborista y Socialdemócrata, aún mayoritario (120 concejales), pero incapaz de ganar posiciones en los barrios católicos más pobres del Ulster, donde la violencia tiene su feudo.

Los cuatro coches bomba no han causado heridas graves a nadie, pero el daño económico ha sido enorme. El IRA, crecido desde la gran explosión de la City en abril, se siente respaldado por los electores católicos del Ulster y ha anunciado que mantendrá la campaña de atentados, tanto en Irlanda del Norte como en Inglaterra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 1993