Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consorcio de Población Marginal estudia negar el realojo a los chabolistas que vendan droga

Los chabolistas censados en 1986 por el Consorcio para la Población Marginada no podrán acceder a la vivienda prometida si se dedican al tráfico de drogas. La consejera de Integración Social de la Comunidad, Elena Vázquez, declaró ayer que no se dará un piso "a los que muestren signos externos de riqueza". La tarea del consorcio debería terminar el 30 de junio, pero todavía quedan 1.100 familias por realojar de un total de 2.600.

Un representante de los trabajadores del consorcio, Carlos Gutiérrez, considera injusto condenar a toda una familia por un delito que comete uno de sus miembros. "Si trafican es algo que tiene que demostrar la policía y no el consorcio", añade. La idea de Elena Vázquez es retirar del censo a aquel chabolista que, por ejemplo, tenga un Mercedes a la puerta.El comité de la empresa (en la que participan el Ayuntamiento de Madrid, Administración regional y Delegación del Gobierno) reunió ayer a los "hombres de respeto" de la población gitana chabolista para pedirles apoyo para la continuidad de la entidad.

Los representantes de los gitanos pidieron el cese del gerente del consorcio, José Luis Gómez, y un nuevo censo de población a realojar. El consorcio publicará en breve un informe sobre el trabajo realizado en los siete años de vida del consorcio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de mayo de 1993

Más información

  • Los habitantes de los poblados piden el cese del gerente