Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

García Vargas planteará a la ONU que revise la misión española en Bosnia

El ministro de Defensa, Julián García Vargas, que ayer visitó en el hospital Gómez Ulla (Madrid) a los cuatro militares heridos el sábado en Bosnia, destacó el "excelente" estado de ánimo de éstos. El ministro sugirió que pedirá a la ONU que revise las misiones de las tropas, españolas en Bosnia, porque la situación "ha cambiado mucho" y también la tarea que desarrolla la Agrupación Canarias respecto a las, previsiones iniciales. "La situación ahora es de alto riesgo" y prácticaménte "no se puede controlar", agregó. García Vargas cerrará con el Estado Mayor la postura española, tras viajar hoy a Mostar.

Los heridos Andrés Reboredo Águila (brigada legionario), Ernesto Terry Andrés (sargento paracaidista)y Félix Llanos Arias (cabo legionario) se encuentran graves, en tanto que Francisco Troyano Ruz (cabo primero legionario) presenta contusiones menos graves. Todos ellos experimentaron ayer una evolución positiva, según fuentes del hospital militar Gómez Ulla, donde se encuentran ingresados.El titular de Defensa, informa Efe, anunció que viajará hoy a Mostar para interesarse por la situación del batallón español en esa localidad bosnia, en una visita que insistió en calificar como de trabajo.

El ministro, acompañado por el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Ramón Porgueres, explicó que en su estancia en Mostar analizará con los mandos las necesidades del contingente español allí destacado, y también porque, dijo el ministro, "uno quiere estar con su gente cuando hay problemas y quiero trasmitirles el ánimo de la sociedad española". La visita estaba prevista para este pasado fin de semana, aprovechando la estancia en Rumania de García Vargas, pero la noticia del fallecimiento del teniente Arturo Muñoz obligó al ministro a regresar a España para asistir a sus funerales.

Sobre un posible incremento del contingente español, el ministro aseguró que "España no puede aportar más", si bien reconoció que hay que buscar una salida que alivie la situación en que está la expedición española, con falta de descanso y de relevos. "Apenas descansan, suelen dormir en los vehículos y muy pocas horas", explicó.

El aumento de contingentes de cascos azules para un mayor control de la zona, en coherencia con el plan Vance-Owens, tiene que partir, según García Vargas, de los países que hasta ahora no han hecho aporte, y así se lo harán llegar a la ONU.

Reconoció que el riesgo de los soldados españoles se ha intensificado, al tiempo que indicó que no conocía si se habían producido intercambio de disparos en el incidente del sábado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de mayo de 1993

Más información

  • "La situación es ahora de alto riesgo", alega