PRIMERA VÍCTIMA ESPAÑOLA EN LA EX YUGOSLAVIA

El teniente legionario herido en Bosnia muere en un hospital militar de Madrid

MIGUEL GONZÁLEZ, "Tengo que comunicarles el fallecimiento del teniente don Arturo Muñoz Castellanos". El director del hospital militar Gómez Ulla, general Jesús González Lobo, compareció inesperadamente, a las 18.30 de la tarde de ayer, ante decenas de periodistas congregados en el vestíbulo del centro para confirmar una noticia que se adivinaba en los semblantes de los médicos y autoridades: la muerte del legionario herido el pasado martes en Bosnia-Herzegovina. Muñoz Castellanos -burgalés de 28 años, casado y sin hijos- es la primera víctima mortal del contingente español enviado a la zona del conflicto. El oficial, cuyo estado no se consideró en principio de extrema gravedad, empeoró notablemente durante su evacuación a España el miércoles en un avión militar.

El fallecimiento se produjo a las cuatro de la tarde, pero no se difundió, según el general González Lobo, por la necesidad de efectuar antes los correspondientes trámites legales, pues "la familia ha sido tan generosa que ha autorizado la donación de órganos [concretamente, el corazón, el hígado y los riñones] para que otros puedan seguir viviendo".Los familiares del teniente permanecieron todo el día recluidos en la planta 11ª del hospital. Allí recibieron la visita del Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, que pasó media hora en el hospital por la mañana; del vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra; del ministro de Asuntos Exteriores, Javier Solana; del jefe del Estado Mayor de la Defensa, general José Rodrigo; del secretario de Estado para la Administración Militar, Gustavo Suárez Pertierra, y del secretario de Estado de Defensa, Antoni Flos.

El Rey expresó su condolencia por el fallecimiento durante la recepción a una representación de la Agrupación Málaga, relevada en Bosnia por la Agrupación Canarias, a la que pertenecía el teniente Muñoz.

Narcís Serra declaró en el hospital: "He venido a expresar a la familia del teniente Muñoz Castellano no sólo la condolencia del Gobierno sino, estoy seguro, el afecto y la solidaridad de todos los españoles en este momento de dolor. Vamos a tomar las máximas medidas de protección [de las tropas españolas en la antigua Yugoslavia] compatibles con nuestros compromisos internacionales". Serra calificó al oficial de "víctima de la defensa de los derechos civiles".

Mitin suspendido

El presidente del Gobierno, Felipe González, ha decidido suspender hoy su participación en un mitin en Pamplona en señal de duelo, informa Anabel Díez. El jefe del Ejecutivo se mostró muy afectado por el fallecimiento del militar y aseguró anoche que no tenía ánimo para participar en un mitin. Hoy visitará a primera hora la capilla ardiente.

El parte médico de las 13.30 dejaba ya poco margen para la esperanza. El estado de salud del teniente era "extremadamente grave", se encontraba en "coma profundo", entubado y con respiración asistida. Una situación que "probablemente no sea reversible", en palabras del director del hospital.

A última hora de la tarde, confirmada ya la muerte, Solana compareció ante los informadores para "rendir tributo a los familiares [del fallecido] y a las Fuerzas Armadas, y para recordar que el teniente entregó su sangre en una misión de paz". Pese al fatal desenlace, dijo, "la misión [de las tropas españolas en Bosnia-Herzegovina] se va a mantener, porque es una misión humanitaria y España tiene el compromiso de seguir con ella".

El súbito empeoramiento del teniente cogió por sorpresa al Ministerio de Defensa. El ministro, Julián García Vargas, inició el miércoles por la tarde una visita oficial de tres días a Rumania, convencido de que la vida del legionario no corría peligro. Ayer tuvo que regresar precipitadamente.

La esposa del fallecido, Rosa María López, declaró el miércoles que cuando se enteró de que su marido había sido herido se preocupó enormemente, pero luego recibió noticias más tranquilizadoras.

El empeoramiento se produjo, según fuentes hospitalarias, durante el traslado del herido desde el puerto croata de Split a la base aérea de Getafe (Madrid), el miércoles por la tarde, a bordo de un avión CN-235 del Ejército del Aire dotado con equipos médicos. Cuando ingresó en el hospital Gómez Ulla, a las 17.40 de ese día, ya estaba en coma profundo y su estado no hizo más que empeorar.

El director del centro hospitalario intentó justificar el brusco cambio del estado de salud del teniente afirmando que "un blast [lesión por onda expansiva] cerebral no puede ser valorado inicialmente lo mismo que en horas posteriores", aunque no consiguió disipar la impresión de que el traslado en avión pudo tener relación con el empeoramiento. La capilla ardiente de Arturo Muñoz se instalará hoy a las 9.30 horas en el Cuartel General del Ejército, donde a mediodía tendrá lugar un funeral oficial, antes de su traslado a Ávila, donde será inhumado en la intimidad.

El presidente del PP, José María Aznar, destacó ayer que la muerte del teniente se produjo "en funciones humanitarias en un país en guerra". El coordinador general de IU, Julio Anguita, mostró ayer en Vitoria su profundo pesar y resaltó que los efectivos españoles destinados en Bosnia están cumpliendo una "misión correcta y consecuente con la labor que un Ejército tiene que hacer: una misión de paz".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 13 de mayo de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50