Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN presiona a España para que envíe 5.000 soldados a Bosnia

Serios reparos de Aznar y oposición frontal de Anguita

La inminencia de una intervención armada en Bosnia ha irrumpido en la batalla electoral. El nivel de participación de España en el conflicto ha originado polémicas entre el Gobierno y los partidos, de un lado, y contradicciones en las formaciones políticas, de otro. La OTAN está presionando a a España para que envíe una brigada -unos 5.000 hombres- a la antigua Yugoslavia. El Gobierno anunció ayer que, de momento, una fragata y quizá otros 200 soldados se sumarán a los 1.000 que integran actualmente el contingente español en la zona

. El presidente del Gobierno, Felipe González, pidió ayer "claridad" a los partidos para saber cuáles son sus posiciones con respecto al conflicto. Agregó también que no desea entrar en "una guerra preelectoral" por ese motivo.José María Aznar, presidente del Partido Popular, insistió ayer en que la responsabilidad sobre las decisiones a adoptar corresponde al Gobierno. Aznar, en línea con lo que había dicho el día anterior, señaló: "No deseo que vayan a Bosnia más soldados españoles, pero si el Gobierno toma la decisión de mandarlos respaldaremos a los soldados".

Con este comentario, el líder popular entró de nuevo en contradicción con sus palabras del martes pasado, cuando señaló que estaba de acuerdo con una intervención más activa en Bosnia. Aznar, además, no se puso de acuerdo con el vicesecretario general de su partido, Javier Arenas, que comentó que el problema es una cuestión de Estado y hay que tratarlo como tal.

El ministro de Asuntos Exteriores, Javier Solana, declaró que los comentarios de José María Aznar al respecto eran más propios del "líder de un partido marginal".

Izquierda Unida y el Centro Democrático y Social presentaron ayer formalmente su petición para que Solana comparezca ante la Diputación Permanente de las Cortes para exponer la postura del Ejecutivo. Izquierda Unida se opone a cualquier intervención de tropas españolas en una operación ofensiva contra los serbios, mientras el CDS exige que si van más soldados a la zona sean sólo profesionales, lo que será prácticamente imposible si se trata de una brigada.

El Gobierno, de otro lado, insistió ayer en que los seis aviones F- 18 que están preparados para intervenir en Bosnia sólo han sido ofrecidos para participar en las misiones de control aéreo.

Página 15

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 1993

Más información

  • Occidente se divide ante la intervención militar en los Balcanes