Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guerra juzga que ha recuperado su sintonía con González y que coordinará la campaña electoral

El vicesecretario general del PSOE, Alfonso Guerra, dio a entender ayer, en unas declara ciones a la cadena SER, que ha restablecido su sintonía con el jefe del Gobierno, Felipe González. Guerra, que mostró su unpresion de que volverá a coordinar la campaña electoral socialista, puso de relieve su acercamiento a Felipe González y a su Gobierno con sus opiniones en temas, hasta ahora polémicos, como el pacto social y la ley de huelga. El número dos del. PSOE llegó a manifestar que le parece "muy positivo" el balance de la política económica del Gobierno, que dirige Carlos Solchaga.

Guerra declaró ayer que entre González y él "ha habido algo más que coincidencias políticas". "Mi opinión es que tanto los militantes del partido como la gente que se siente atraída por él confía en que ese afecto personal permanezca, por más que siempre haya intentos de crear imágenes de división". Pero Guerra aproximó también sus posiciones en temas como la ley de huelga y el pacto social. De la ley de huelga dice, aproximándose a González, que "en el Senado se pueden introducir algunas enmiendas sin romper el acuerdo". Y del pacto social afirma: "El presidente dijo que no creía que un pacto social se pudiera hacer en este momento; es una posición realista".La recuperación de la relación personal entre los dos máximos dirigentes del socialismo español se puso también de relieve en la reunión celebrada el miércoles en La Moncloa con los secretarios regionales del PSOE. En ella quedó claro el papel de González como responsable político y se dedujo que Guerra coordinará la campaña electoral.

Sintonía inusual

González y Guerra alcanzaron un grado inusual de sintonía en esa reunión, según asistentes al encuentro. González convocó a la reunión en La Moncloa con los secretarios regionales de su partido a Guerra, y al secretario de organización, Txiki Benegas. La presencia de Guerra causó sorpresa porque, según algunos secretarios, no estaba prevista.González hizo un análisis con gran profusión de datos sobre la grave situación económica y las posibilidades de remontarla", mientras Guerra insistió en la pérdida de apoyo "en sectores juveniles y débiles de la sociedad" y en la necesidad de recuperarlo con nuevas propuestas a incorporar en el programa. "Fueron intervenciones complementarias", dijeron las fuentes.

Esta reunión sirvió para avanzar en la estrategia programática del PSOE, aunar criterios y aclarar el papel del secretario general del partido, según los asistentes, que coincidieron en señalar que la "satisfacción por su resultado fue generalizada". "González se sitúa como auténtico coordinador político de la Ejecutiva Federal, de los secretarios regionales y de la elaboración programática. Con ello queda claro su papel y se despeja también la tarea de Guerra, que consistirá en coordinar la campaña electoral cuando nos acerquemos a fechas electorales", manifestaron. las fuentes.

Todos los secretarios regionales y presidentes autonómicos socialistas convocados dieron su opinión, salvo el presidente de laComunidad de Madrid, Joaquín Leguina. Algunos, como Raimon Obiols, Juan Carlos Rodríguez Ibarra y Carlos Sanjuán insistieron en la necesidad de "explicar mejor lo que hace el Gobierno sin por ello rebajar las medidas de austeridad que el Ejecutivo se ha trazado".

Los secretarios del PSOE intercambiaron opiniones sobre la pérdida de apoyo de su partido y,, en ese contexto, reconocieron el "daño" provocado por las divisiones internas, los escándalos y "algunas imágenes", en alusión al ex ministro de Economía Miguel Boyer.

Insistió González a sus secretarios regionales en que evitaran las polémicas públicas sobre cuestiones internas. González expresó su optimismo en poder recuperar la pérdida de apoyo del PSOE "con la elaboración de un programa muy abierto, la introducción de frescura y la movilización de la organización". Dio una nueva clave de su voluntad de agotar la legislatura al apuntar un calendario largo para la elaboración del programa electoral. González transmitió su convicción de que "trás el programa del PP están grupos de presión, sobre todo, económicos, por lo que un Gobierno del PP sería prisionero de esos intereses". "La derecha caería en el proteccionismo del compadreo", dijo.

[Ayer, el vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra, subrayó en Valladolid que existe "cohesión y apoyo" del PSOE a la acción del Gabinete de Felipe González y añadió que los socialistas van a demostrar a los españoles" en las próximas elecciones ese clima de "unidad", informa Francisco Forjas. Serra dio una conferencia en una sala casi vacía de la Universidad de Valladolid al impedir la policía que entraran en el recinto manifestantes de la empresa Nicas].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de marzo de 1993

Más información

  • Los secretarios regionales constataron una aproximación entre los máximos dirigentes socialistas