Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castro dice que un fracaso electoral supondría el fin de la revolución

El presidente cubano, Fidel Castro, aseguró que si el resultado de los comicios generales celebrados ayer en la isla supone una derrota para su Gobierno, "la revolución perderá el poder y el curso de] país cambiará". Fidel Castro hizo talesdeclaraciones tras depositar su voto, a las 9.45 horas de ayer, en uno de los 2.000 colegios electorales de Santiago de Cuba, ciudad por donde se presenta como candidato a diputado de] Parlamento. El presidente cubano no aclaró, sin embargo, qué resultados consideraría una derrota.

Según los primeros datos difundidos por la Comisión Nacional Electoral, a tres horas del cierre de los colegios más del 95% de los votantes habían pasado por las urnas. En La Habana, en concreto, este diario pudo saber que la afluencia a las urnas fue tal que 30 colegios ya habían cerrado sus puertas horas antes de la hora prevista. La Comisión Provincial Electoral informó que en todos los puntos de votación cerrados en La Habana. los candidatos oficiales habían sido elegidos por un porcentaje superior al 50%. Sin embargo todavía no se ha informado del número de votos nulos ni en blanco depositados en dichos colegios, un índice clave para conocer la amplitud del voto disidente de los cubanos.Poco después de votar, el líder de los comunistas cubanos afirmó que no está interesado en perpetuarse en el poder y que lo abandonará si su pueblo se lo pide. "Fidel es un prisionero de sus obligaciones. Haré lo que me digan, y si me piden que salga, lo haré", dijo de sí mismo Castro, aunque aclaró que "mientras el pueblo apoye la Revolución, ésta existirá, y los hechos demuestran que los cubanos son revolucionarios"

Mientras Castro, recorría ayer varios distritos electorales de un Santiago de Cuba baña do por el sol, la situación en La Habana era distinta. Los 5.500 colegios electorales de la capital abrieron sus puertas a las siete de la mañana, pero sacudidos por la lluvia.

Miembros de los Comités de Defensa de la Revolución salieron por la mañana a las calles y convocaron a la población a "votar temprano y por todos los candidatos". Mientras, militantes de la Unión de Jóvenes Comunistas sacaron altavoces a la calle e hicieron sonar canciones patrióticas.

La campaña electoral desatada por las autoridades de la isla no cesó ni siquiera durante los comicios. A las siete de la mañana de ayer, la televisión cubana emitía en directo desde el pueblo de Baire, lugar donde se reinició, hace justamente ayer 95 años, la guerra de independencia contra España. Allí, un conocido locutor pidió a los cubanos luchar contra "el enemigo imperialista" con el papel y el lápiz.

Unas horas más tarde, el periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista, exhortaba a toda página a votar por todos los candidatos", estrategia política lanzada por el presidente cubano durante su campaña, con el fin de reducir al mínimo la abstención y promover a los candidatos oficia les -que son todos- al Parlamento y a las Asambleas Provinciales.

De la misma forma, locutores de radio y televisión -éstos últimos vestidos con camisetas en las que se leía "Valen todos"- explicaban a la población que no debían de escribir consignas en las papeletas, pues entonces se anularían.

Inseguridad oficial

Esta agresiva y omnipresente campaña electoral ha hecho pensar a analistas y disidentes que las autoridades de la isla no están tan seguras de que los resultados de las elecciones de ayer les serán favorables.

Fuentes diplomáticas occidentales consultadas por este diario aseguraron que, en base a pequeñas encuestas realizadas, se espera que entre un 30% y un 40% de la población se abstenga, anule las papeletas electorales o vote en blanco.

Igual criterio expresaron a EL PAÍS miembros de la disidencia moderada. Así, Elisardo Sánchez declaró que "los votos disidentes aumentarán en estas elecciones con relación a las del pasado 20 de diciembre". Sánchez aseguró que, en aquellos comicios municipales, la abstención superó el 30% del total de los votos.

Sin embargo, pese a estas estimaciones, el régimen de La Habana no parece tener miedo a una derrota electoral y ha autorizado a asistir al recuento de los votos a periodistas y diplomáticos extranjeros, incluso en algunos distritos centrales, como el número 2 de Centro Habana, donde se computarán los resultados de más de 120 colegios electorales.

Los resultados de los comicios del miércoles serán dados a conocer 12 horas después del cierre de los colegios electorales, el miércoles a las seis de la tarde, según informó el propio Fidel Castro en Santiago de Cuba. El líder de los comunistas cubanos declaró que ofrecería una rueda de prensa tras la conclusión del recuento anoche, como muestra de que las elecciones cubanas son limpias y de que no "se regateará ninguna información".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de febrero de 1993

Más información

  • Tres horas antes del cierre de colegios la participación era del 95%