Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AJEDREZ

Kaspárov dice que Fraga tiene la llave del Mundial

La elección de la sede del Campeonato del Mundo de ajedrez que deben disputar el ruso Gari Kaspárov y el británico Nigel Short, reciente ganador en El Escorial del holandés Jan Timman en la final de candidatos, se ha convertido en una novela por entregas cuyo fin parece inminente cada día. Una vez rechazada la oferta del magnate serbio Yezdímir Vasílievich, contraria al embargo de la ONU, la candidatura de Santiago de Compostela se enfrenta a las de Londres y Manchester. Kaspárov jugará en Galicia si Manuel Fraga, presidente de la Xunta, garantiza una mejora de los premios.

El astuto Campomanes

El filipino Florencio Campornanes, presidente de la Federación Internacional (FIDE), exhibe: estos días su inmensa astucia para revolver el río y pescar después la mejor tajada, es decir, una comisión sobre los premios que puede llegar hasta el 20%. Muy a su pesar, Campomanes dio la espalda a los 661 millones de pesetas ofrecidos por Vasílievich para Belgrado o Sofía. Lejos de contentarse con los 77 avalados por Santiago de Compostela, Campomanes se aferró a un artículo del reglamento que le concede plenos poderes entre congresos de la FIDE para aceptar las candidaturas de Manchester (200 millones) y Londres (176 millones). Ambas se presentaron secretamente y fuera de plazo después de que el astuto filipino incitase a ambas a pujar más fuerte.Kaspárov, que ha pospuesto por enfermedad la partida que debía jugar hoy contra el yugoslavo Ljubomir Ljubójevic en la ronda inaugural del torneo de Linares, dijo ayer a EL PAÍS, mientras daba cuenta de una cena pantagruélica, que la llave de este laberinto está en poder de Manuel Fraga: "Si Fernando Marcote [promotor de Santiago] presenta en 48 horas la garantía bancaria de una oferta similar a las británicas, yo votaré por Galicia. Para evitar los trucos habituales, hay que decirle a Campomanes que el señor Fraga es muy serio y no está para juegos. Pero la Xunta debe moverse con rapidez", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de febrero de 1993