Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los artistas internacionales copan la música en directo en las grandes ciudades españolas

23 figuras del pop y el rock mundial han confirmado 69 recitales durante 1993

Sting, Guns N'Roses, Prince, Elton John, Elvis Costello, Bon Jovi, Lenny Kravitz, Ramones, Def Leppard, Leonard Cohen, U2, Sade... Son sólo algunos de los artistas internacionales que actuarán en España durante 1993, el año de la crisis. Las estrellas del pop, y del rock mundial tienen en nuestro mercado un filón, y mientras la mayoría de los músicos españoles piensan en bajar los precios para llevarse alguna actuación a la boca, los Springsteen y Jackson de turno (que también parece que realizarán giras) aumentan sus honorarios y se embolsan hasta el 90% de las recaudaciones.

Con el mundo de la música afectado por una crisis económica que ha desnudado los escenarios espanoles de artistas internacionales durante los tres últimos meses, al menos 23 importantes figuras del pop y del rock mundial han confirmado su presencia en España durante este año y los promotores españoles se han lanzado a la caza del artista."Tras unos meses muy difíciles, parece que el mercado de la contratación comíenza a reactivarse", afirma José Fluig, portavoz de Dr. Music, una de las empresas más activas en la organización de giras de artistas extranjeros en España. Las actuaciones de Elvis Costello, Sade y U2 son suyas y actualmente establecen contactos con Bruce Springsteen, Depeche Mode, Paul McCartney, INXS y Bobby Brown. "Además de interesarnos por las grandes figuras, pretendemos también abrir una serie de circuitos, apostando por grupos poco conocidos. Pero hay escaso apoyo por parte de las companias discográficas españolas y resulta difícil. Hay poco dinero".

Bajar los precios

Para José Puig, "algunos artistas internacionales cobran lo mismo que las estrellas españolas, y además sólo actúan en las grandes ciudades. Es evidente que los ayuntamientos han reducido la contratación de artistas españoles, porque han tenido muchas pérdidas en las temporadas anteriores. La solución para reactivar la música española en directo es que los músicos nacionales bajen los precios".

Ante las dificultades, los promotores intentan mantener los precios de las entradas para esta temporada. "Vamos a trabajar con los mismos precios para el público que el año pasado: de 2.500 a 3.000 pesetas por recital", dice Eduardo Moller, de Gay & Company, la otra gran empresa española promotora de conciertos internacionales. "Los artistas extranjeros han aumentado los precios de su contratación, pero este problema no es el más importante porque la mayoría cobran un seguro fijo y un porcentaje del taquillaje que en algunos casos llega al 90%, una vez que se han cubierto los gastos".

Gay & Company organiza este año las giras de Ramones, Joe Satriani, Bon Jovi, Leonard Cohen, Def Leppard, Lenny Kravitz y Sting. Además, intenta la contratación de Bob Dylan y Neil Young.

Según el promotor Pino Sagliocco, "en las épocas de crisis, lo único que puede aliviar las dificultades es la industria del ocio, especialmente la música". Por eso parece convencido que los artistas que ha contratado (Guns N'Roses, Elton, John, Brian May, Metallica y Prince), llenarán los aforos. Además, Sagliocco intenta traer también a Depeche Mode, Rod Stewart, Bruce Springsteen, Gary Moore, Jean Michel Jarre y Michael Jackson, en pugna con los otros promotores españoles. Steve Winwood, Red Hot Chili Peppers, Billy Idol y Robert Plant actuarán, según Saglíocco, en dos festivales que se celebrarán el 14 de julio en Barcelona y el 16 en Madrid.

Esta lluvia de recitales se convertirá en diluvio en Santiago de Compostela, donde el programa cultural Compostela 93 se anuncia apretado. Así, Pablo Milanés, Willie Colón, Julio Pereira, John Reribourri, John McLaughlin, Gilberto Gil, Los Lobos, Alan Stivell, The Chieftains, Mercedes Sosa, Caetano Veloso, Soledad Bravo, Celia Cruz y Tito Puente, entre otros, actuarán este año en la ciudad gallega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de febrero de 1993