Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interrogantes para un crimen

La captura de Antonio Anglés puede despejar los interrogantes que todavía existen en torno al secuestro, violación y asesinato de las tres niñas de Alcàsser. Una de las más importantes es si en el crimen paraticiparon sólo Anglés y su amigo Miguel Ricart o si hubo otras personas.La Guardia Civil cree que los autores fueron únicamente Anglés y Ricart. "Pero no podemos asegurarlo. Entre nosotros mismos hay quien piensa que lo hicieron ellos dos, y hay quien está convencido de que fueron tres", reconoce un agente. Se ha descartado la participación de Roberto Anglés tras saberse que el día de la desaparición de las niñas había almorzado con los dos homicidas.

Otra interrogante: ¿qué fue del hombre canoso que huyó con Antonio Anglés de su casa? "Está identificado y no se le detuvo porque no hay pruebas de que esté complicado en el crinien", señalan fuentes de la Guardia Civil.

Otra interrogante: ¿no se precipitó la Guardia Civil al ir a detener a la familia Anglés nada más encontrar junto a los cadáveres el papel con el nombre de Enrique Anglés? "No teníamos otro remedio. Tuvimos que hacerlo así porque sabíamos que los sospechosos huirían en cuanto oyeran por la radio que se habían encontrado los cadáveres de las niñas", explican fuentes del instituto armado.

Otra más: ¿cómo logró escapar Antonio Anglés de su casa? "Se montó un cerco muy importante en torno a la vivienda, pero huyó a través de los tejados, si es que realmente estaba dentro...", responden los investigadores.

Oculto en el monte

Otra: ¿por qué se señaló a Enrique Anglés como un presunto asesino y luego se demostró su inocencia? "Porque el hallazgo del papel con su nombre y sus antecedentes inducían a pensar que al menos había estado en el escenario del crinien", responden.

Otra más: ¿por qué no se detuvo a Antonio Anglés desde que se evadió de la cárcel en marzo del año pasado? "Porque no vivía en su casa de Catarroja, sino que se ocultaba en el monte", dice la Guardia Civil, que anteriormente lo detuvo tres veces al estar buscado por los jueces.

Otra interrogante: ¿por qué sólo se localizó una bala en la cabeza de una de las niñas y otra enterrada en la tierra?, ¿qué ocurrió con el tercer proyectil utilizado para matar a las muchachas? "El lugar donde fueron enterradas fue rastreado palmo a palmo y no se encontró", dicen medios próximos al caso.

Última interrogante: ¿por qué no se descubrió sangre en la casa abandonada donde se supone que fueron violadas las jóvenes? "Quizá porque allí sólo fueron golpeadas, sin llegar a sangrar", concluyen las mismas fuentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de febrero de 1993