Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'topo' Viriato implica a Sáenz de Ynestrillas en el asesinato de Muguruza

El policía Juan Viriato García, que actuó como topo en las investigaciones del atentado del hotel Alcalá, aseguró ayer que su compañero Angel Duce le confesó que él y Ricardo Sáenz de Ynestrillas fueron los asesinos del diputado Josu Muguruza. Viriato reveló en la Audiencia Nacional que un día vio cómo Sáenz de Ynestrillas manejaba instrucciones sobre cómo fabricar explosivos. Los acusadores modificarán sus conclusiones para inculpar a Duce, Ynestrillas y Yolanda González de pertenencia a banda armada.

Viriato explicó ayer en la vista que el 22 de noviembre de 1989 -dos días después del atentado- patrullaba con Duce, cuando ambos comentaron la información de un periódico sobre lo ocurrido en el hotel Alcalá. "No les podíamos dejar llegar al Parlamento", apostilló Duce, para añadir que él había participado en esa acción."Después [Duce] me dio datos que sólo podía dar él o alguien que hubiera estado en el hotel. Me comentó que en su arma habían quedado cuatro cartuchos sin disparar y que era imposible lo que contaba la prensa", declaró el topo.

Tras informar a sus jefes de la confidencia de Duce, Viriato recibíó una orden: "Péguese a ellos". Y así, Duce hizo otra revelación. "Estábamos viendo la revista Interviú, donde publicaban un retrato robot de los autores del atentado, cuando Ángel dijo: 'Le han sacado clavado'. Le pregunté: ¿Clavado a quién? Y él respondió: A Ricardo" [Sáenz de Ynestrillas].

Según Viriato, Duce había hecho "un pacto de silencio" con Sáenz de Ynestrillas porque éste "le mataría" si se enteraba de que había divulgado su intervención en el atentado. No obstante, en una de sus habituales tertulias en el pub Babú que frecuentaba el grupo, Sáenz de Ynestrillas comparó el caso del hotel Alcalá con el asesinato de los abogados laboralistas de la calle de Atocha, en 1977.

El principal testigo de cargo contra los inculpados se ratificó ayer en que su compañero le anunció que éste y Sáenz de Ynestrillas planeaban poner una bomba al abogado Fernando Salas. "Me hizo que le acompañara una noche hasta el domicilio del abogado, en la colonia de Mirasíerra". El topo, que siempre utilizó el plural para referirse a los implicados en este plan, explicó que "pensaban disparar a Salas en la M-30 desde una moto; dispararle con un rifle en una curva cercana a su domicilio o ponerle una bomba bajo su coche" cuando lo aparcase cerca de su bufete.

Sobre el frustrado atentado contra el furgón que trasladaría a los etarras del comando Madrid a la Audiencia Nacional, Viriato manifestó que vio a Sáenz de Ynestrillas telefonear a un funcionario de la cárcel de Carabanchel para enterarse de la hora y demás circunstancias de la conducción de esos presos etarras. Duce, que "tenía tirria a os vascos", le confesó a Viriato que "querían atentar contra el joyero Antonio López porque sabía demasiado", según contestó a preguntas de Kepa Landa, acusador particular en nombre de la viuda de Muguruza.

Los acusadores privados y el fiscal anunciaron ayer que modificarán sus conclusiones provisionales para imputar a Duce, Sáenz de Ynestrillas y Yolanda González un delito de pertenencia a banda armada. "Ha quedado clara la existencia de un grupo del que Yolanda es integrante y no sólo colaboradora", declaró Landa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de febrero de 1993

Más información

  • Los acusadores modificarán sus conclusiones provisionales