Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un millar de vecinos toman la finca de Soto del Real donde Justicia construye la cárcel

Cerca de un millar de vecinos de las localidades de Soto del Real, Manzanares el Real, El Boalo y Colmenar Viejo tomaron ayer de forma pacífica a finca donde el Ministerio de Justicia construye un centro penitenciario que albergará a 1.300 reclusos. Unos 20 agentes de la Guardia Civil equipados con material antidisturbios disolvieron la concentración disparando contra los manifestantes pelotas de goma. Entre los concentrados, encabezados por alcaldes de la comarca, se encontraban numerosos ancianos y niños.

, El oficial que mandaba la dotación ordenó sobre la una y media que los agentes disparasen pelotas de goma contra el grupo de vecinos que pretendía llegar al lugar en donde trabajan las excavadoras. "Algunos han tirado raso", protestaba un manifestante. Los agentes no practicaron ninguna detención.Varios manifestantes aseguraron que el oficial, un capitán, es el mismo que el pasado 12 de noviembre dirigió la detención de una veintena de vecinos, entre ellos, tres alcaldes y varios policías locales, que intentaban paralizar las obras de la cárcel, precintadas "por un decreto de la alcaldía". El Ayuntamiento de Soto del Real, según su alcalde, el centrista Eladio Navarro, ha recibido del delegado de Gobierno "un oficio exigiendo el levantamiento del decreto que paralizaba las obras".

Retirada

La intervención de los guardias civiles causó la indignación de los vecinos, que tildaron la acción de "criminal". Una dirigente vecinal de Manzanares el Real, Mari Ángeles Navarro, ordenó la retirada de los manifestantes. "No queremos que en la cárcel de Soto haya muertos, aunque ellos sí los quieren", aseguró. Navarro anunció que la lucha vecinal continuará hasta que se vayan las máquinas y denunció la estrecha vigilancia policial a la que están siendo sometidos algunos miembros de su asociación que se oponen a la construcción de la cárcel.El secretario de la asociación de vecinos de Soto del Real, Felipe Colmenarejo, reclamó la intervención del Rey en el conflicto. Los vecinos, que coreaban la consigna "El Rey es nuestro alcalde", portaban una gran pancarta con el lema "Todos contra la cárcel". Un grupo de personas procedió al precintado simbólico de las obras.

La Guardia Civil, que también mantenía un dispositivo para organizar el tráfico, impidió llegar hasta la finca a otros muchos vecinos que querían participar en la concentración. Varios puntos de las vías de acceso a las obras del centro penitenciario fueron cortados. Sin embargo, los manifestantes no interrumpieron en ningún momento el tráfico. El terreno en que se quiere levantar la cárcel se halla a unos ocho kilómetros en la carretera que une Colmenar Viejo con Soto del Real.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de enero de 1993

Más información

  • La Guardia Civil disolvió la concentración con disparos de pelotas de goma