Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El atraco a Galerías de Barcelona fue obra del 'comando' itinerante de los GRAPO

La policía de Barcelona considera que los tres hombres y la mujer que el pasado lunes atracaron a los guardias jurados que habían recogido la recaudación de los almacenes Galerías Preciados, y que obtuvieron un botín de 13 millones de pesetas, forman parte del comando itinerante de la organización terrorista GRAPO, según apuntaron fuentes de Gobierno Civil de Barcelona. Uno de los activistas que supuestamente intervino es Fernado Silva Sande, un miembro de la organización que logró fugarse de la cárcel de Granada.

Los otros tres miembros de los GRAPO que presuntamente participaron fueron Valentín Benito Iñigo, de 31 años; Isabel Santamaria del Pino, de 35, y Enrique Cuadra Etxeandía, de 42.Agentes de los grupos de Atracos y de Información de la Jefatura Superior de Barcelona iniciaron dos vías de investigación simultáneamente para aclarar si los autores del asalto eran delincuentes comunes o, por el contrario, eran miembros de los GRAPO. Algunas de las circunstancias que rodearon el atraco, como que los autores utilizasen un arma de cañones recortados, no es habitual en las acciones del grupo terrorista. En cambio, los GRAPO han asaltado otros furgones de seguridad con la misma rapidez del pasado lunes y suelen apoderarse de las armas, lo que también ocurrió en Galerías Preciados. En cambio, algo no habitual en sus acciones es la colocación de artefactos simulados para ganar tiempo, tal como ocurrió en la calle de Villarroel.

A los testigos del asalto les fueron mostradas fotografías de miembros de los GRAPO. Algunos de los reconocimientos no fueron certeros pero otros, en cambio, señalaron, a miembros de esa organización. Además del reconocimiento fotográfico, la policía ha identificado a alguno de los atracadores por las huellas dactilares encontradas. Los asaltantes inmovilizaron a los guardias de seguridad en un pasadizo cercano a los ascensores, de donde salían con las sacas que contenían la recaudación del día, y que quedaba fuera de la vista del público y del personal por la presencia de una mampara. Las huellas fueron encontradas cerca de ese punto.

Uno de los supuestos participantes en el atraco fue Fernando Silva, buscado por la policía desde que en abril del año pasado consiguió evadirse de la prisión de Granada. Silva cavó un hueco en su celda de aislamiento y accedió a un patio de la prisión. Desde allí se encaramó al tejado y luego saltó al exterior descolgándose con una sábana.

Atraco de Reus

Tanto Silva como los otros tres identificados forman parte, según los investigadores, del comando itinerante de los GRAPO. A uno de los identificados, Valentín Benito Iñigo, no se le relaciona con acciones anteriores. En cambio, respecto a Enrique Cuadra, los investigadores sostienen que fue identificado ya por la Guardia Civil en un atraco a otro vehículo de Prosegur en Reus el mes de septiembre pasado. En aquella ocasión los atracadores se apoderaron de 18 millones de pesetas y uno de ellos era mujer. Entre las activistas conocidas del GRAPO, la única que queda en libertad es Isabel Santamaría.

Un atraco a otro furgón fue el que desencadenó las detenciones de tres activistas en diciembre pasado en Santander. El supuesto líder de la organización, Laureano Ortega, fue arrestado en esa ocasión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de enero de 1993

Más información

  • La policía identifica a los autores por fotos y huellas