Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barcelona espera ahorrar el 40% de su presupuesto con la creación de una fundación

El Barcelona espera ahorrar el 40% de su presupuesto, que esta temporada es de 6.784 millones de pesetas, mediante la creación de una fundación paralela que se acogería a la futura Ley de Mecenazgo, cuyo proyecto está en trámites parlamentarios. Ese organismo es el principal proyecto de la nueva etapa de Josep Lluís Núñez, quien, con toda seguridad, será reelegido presidente para los próximos cinco años después de que su principal opositor, el líder del Fórum Samitier, Jaume Llauradó, anunciara oficialmente ayer su intención de no presentar su candidatura.

La peculiar situación del Barcelona, que le permite seguir siendo una entidad deportiva en vez de una sociedad anónima, hace que sus dirigentes busquen fórmulas alternativas de financiación. Núñez y sus colaboradores consideran que la más idónea para "salvaguardar la parte social y económica del club" es la creación de una fundación, cuyos estatutos ya se están redactando, pero cuya gestación y parto todavía parecen complicados [la directiva del Madrid, que, con el Athleic de Bilbao y Osasuna, es el otro club aún deportivo, se está planteando igualmente el modo de defender su patrimonio de cualquier socio mayoritario en caso de reconvertirse].La junta azulgrana se halla a la espera de que se apruebe la Ley de Mecenazgo, todavía en trámites parlamentarios, para adaptar a ella la fundación. El proyecto de ley del Gobierno establece que el 80% -cifra que quizá se rebaje al 70%- de las rentas e Ingresos de estas fundaciones se destine a los fines que les sean propios. Asimismo, dice que no pueden ser titulares de participaciones mayoritarias en sociedades mercantiles.

Según los dirigentes barcelonistas, en los fines de su fundación se podría englobar todo lo concerniente a la formación deportiva de las categorías inferiores de fútbol y el resto de las secciones del club no profesionales, la residencia de futbolistas de La Masía, la bienal de arte, el museo del club y el hogar de socios pensionistas que tienen acceso gratuito a los partidos. De acuerdo con sus cálculos, ese dinero podría superar los 2.000 millones de pesetas, o sea casi el 40% del presupuesto actual del club.

Las formas de financiación de la fundación no han sido reveladas, pero este diario ha podido saber que la directiva intentaría desviar los ingresos atípicos (derechos de televisión y publicidad) gestionándolos a través de una empresa, posiblemente Dorna, por lo que obtendría excelentes beneficios fiscales.

A la espera de que se apruebe la ley, Núñez está preparando con mucho cuidado el asunto. Lo prueba el hecho de que quiere incluir en la fundación a uno de los pesos pesados de la entidad bancaria La Caixa y especialista en fundaciones. Él mismo la presidiría y en ella estarían también el especialista financiero Juan José Folchi; el actual vicepresidente Joan Gaspart y Evarist Murtra, un antiguo opositor del nuñismo que llegaría a la nueva junta con Félix Millet, el presidente del Orfeó Catalá, y los políticos Jaume Sobrequés, socialista, y Josep Caminal, convergente. La posibilidad de incorporar a la fundación a Josep Miquel Abad, el gran gestor administrativo de los pasados Juegos Olímpicos, no está descartada, si bien todo indica que el ex consejero delegado del COOB no ocuparía un cargo remunerado.

En definitiva, Núñez pretende rodearse de expertos en temas financieros y de fundaciones para dar un nuevo giro al modo de dirigir al Barcelona convirtiéndolo en una empresa real, aunque encubierta.

Quizá por esta razón, y al margen de intereses puramente electoralistas, también ha variado sus relaciones con el técnico, Johan Cruyff, al que ha negado la posibilidad de ser manager del club, pero al que si ha concedido muchas de sus peticiones. Ambos negociarán directamente y sin intermediarios los aspectos del ámbito deportivo-futbolístico. De hecho, y aunque no se ha anunciado oficialmente su continuidad en las dos próximas temporadas, ya lo están haciendo con la renovación del centrocampista Josep Guardiola y la posible contratación del delantero Dennis Bergkamp, del Ajax.

Núñez y Cruyff están de acuerdo en fichar a Bergkamp e incluso pagar los 1.000 millones de un traspaso en el que se incluiría a Richard Witschge -se valoraría en 250, aunque costó 400-, pero no quieren competir con los clubes italianos en lo que respecta a su ficha anual para no sentar un precedente en la plantilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de enero de 1993

Más información

  • El club azulgrana se acogería a la Ley de Mecenazgo, todavía sin aprobar