La National Geographic presenta en sociedad el dinosaurio más primitivo, hallado en Argentina

El Eoraptor lunensis (ladrón del amanecer procedente de la Luna), un pequeño dinosaurio carnívoro considerado el más primitivo de los conocidos hasta ahora, ha sido presentado oficialmente en la sede de la National Geographic Society, en Washington, en un acto rodeado de gran expectación. El fósil completo de uno de estos pequeños dinosaurios, del tamaño de un perro, fue hallado en octubre de 1991 por un miembro de una expedición de científicos argentinos y estadounidenses en el Valle de la Luna, dentro del parque provincial Ischigualasto, en las estribaciones de los Andes argentinos.

La edad del Eoraptor se ha cifrado en 225 millones de años y se considera el dinosaurio con características menos evolucionadas de los descubiertos hasta el momento, aunque no es el más antiguo. Este honor corresponde a un Herrerasaurus, de 230 millones de años de edad, encontrado en 1988 en un lugar situado sólo a poco más de un kilómetro de donde se encontró el Eoraptor.Este último era carnívoro y andaba sobre sus patas traseras. Medía aproximadamente un metro de longitud y pesaba unos 12 kilogramos. El fósil parece confirmar las sospechas de que los dinosaurios empezaron como pequeños carnívoros bípedos hace unos 230 millones de años y evolucionaron hacia bestias gigantes como los diplodocus, los barosaurios y los triceratops, antes de extinguirse hace 65 millones de años.

Paul C. Sereno, de la Universidad de Chicago, jefe, junto al argentino Alfredo Monetta, de la Universidad de San Juan, del equipo de científicos que descubrió el dinosaurio, afirmó en su presentación, el pasado martes, que el Eoraptor evolucionó antes de que se separaran las distintas familias de dinosaurios. "Creemos que todos los dinosaurios evolucionaron a partir de un ancestro común y divergieron muy rápidamente", dijo Sereno. "Este descubrimiento significa que estamos cerca de este ancestro común".

Astuto y veloz

En octubre de 1991, el estudiante argentino Ricardo Martínez, miembro de la expedición, observó algo brillante en el suelo, que resultaron ser dos dientes del fósil. Luego se recuperó el resto del esqueleto, completo a excepción del final de la cola. El dinosaurio murió y fue parcialmente devorado por algún animal antes de secarse al sol y ser cubierto por sedimento, según los científicos, que han trabajado un año con el fósil para separarlo de las rocas donde se encontró. El fósil volverá a Argentina para formar parte de los fondos del Museo de Ciencia Natural de San Juan.El nombre que ha recibido el fósil ahora descubierto combina con tintes románticos el hecho de que vivió en el amanecer de la era de los dinosaurios con la percepción de que al ser pequeño tuvo que utilizar la astucia y la velocidad más que la fuerza para sobrevivir.

El lugar del hallazgo, conocido como Valle de la Luna, en la época del Eoraptor, cercana a la división del supercontinente Gondwana en los cinco actuales, era cálido y estaba cruzado por ríos y salpicado por lagos rodeados de coníferas,y otras especies vegetales.

Se cree que el Herrerasaurus y el Eoraptor vivieron al mismo tiempo, aunque este último es más primitivo. William Graves, editor de la revista National Geographic, señaló que el fósil rellena un importante espacio en blanco en el árbol familiar de los dinosaurios. La mitad de las 350 especies conocidas de dinosaurios ha sido identificada, en los últimos 20 años, señaló.

Sereno cree que el Eoraptor vivió sólo entre 5 y 10 millones de años después del primer dinosaurio de todos, que no se ha encontrado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS