La ermita del curandero de Navalcarnero sigue en pie

El Ayuntamiento de Navalcarnero tendrá que aguardar todavía para derribar la ermita construida en suelo rústico de esa localidad por el curandero y vidente Manuel Miranda. La demolición del templo, prevista para el pasado día 2, no fue ejecutada por el Consistorio porque Miranda recurrió a tiempo la orden ante el juzgado.En las alegaciones aportadas por el vidente en otra reclamación presentada ante el Ayuntamiento se especificaba que existen "fundamentos sociales y divinos para perpetuar la capilla espiritual", adonde acuden centenares de devotos para sanar de sus enfermedades.

Sin embargo, esta apelación no prosperó, y el santuario sigue precintado. Esta clausura motiva que los fieles sigan rezando el rosario cada domingo en el exterior de la ermita.

El curandero Miranda ofreció ayer el "sacrificio de arrastrar una cruz ante los ojos de Cristo" para celebrar que su templo no haya sido derribado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 03 de enero de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50