Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El marco alemán se debilita levemente en un mercado casi inoperante

Las dos declaraciones de Schlesinger la semana pasada augurando una bajada de tipos de interés en Alemania, condicionada a una moderación del gasto público y de los salarios y a una buena evolución de la inflación, no quitarán la presión sobre el franco a menos que se materialicen pronto, señalaron ayer algunos analistas. En los mercados, prácticamente inactivos por las vacaciones navideñas, el marco se debilitó ayer ligeramente y el franco pudo recuperarse algo.

Sin embargo, los operadores creen que la moneda francesa volverá a ser el blanco de los ataques especulativos cuando el mercado recupere su ritmo de actividad normal a principios de enero. "Habrá que ver si el mercado aguanta hasta la primera reunión del Bundesbank a mediados del próximo mes. Si entonces no se decide un recorte de tipos, el franco volverá a ser atacado y podría devaluarse", opina un analista de Finconsult.

El vicepresidente del Bundesbank, Hans Tietmeyer, dijo ayer al diario Le Quotidien de Paris que no hay razón alguna para modificar la paridad del franco con el marco, en un intento de evitar la próxima especulación contra la divisa francesa.

Las condiciones que apuntan a una bajada de tipos en Alemania son las mejores perspectivas inflacionistas, los objetivos monetarios algo menos ambiciosos del Bundesbank y, sobre todo, el nulo crecimiento de la economía de este país para 1993.

El dólar sigue beneficiándose de la incertidumbre europea y ayer se apreció hasta los 1,60 marcos por dólar, frente al cierre de 1,59 del jueves pasado.

En España, la peseta sigue firme y cotizó alrededor de las 70,90 pesetas por marco. El Banco de España inyectó un billón de pesetas en el mercado interbancario. La solicitud ascendía a 1,98 billones y los tipos subieron al empezar la sesión. En la subasta de letras a un año, el Tesoro adjudicó 189.923 millones y redujo en 0,033 puntos el tipo marginal, hasta el 13,704%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de diciembre de 1992