_
_
_
_
_

Los presidentes de México, Canadá y EE UU firman el Tratado de Libre Comercio

Los presidentes de EE UU y México, George Bush y Carlos Salinas de Gortari, así como el primer ministro de Canadá, Brian Mulroney, ratificaron ayer, por separado y en sus respectivos países, el Tratado de Libre Comercio (TLC) de América del Norte, que se espera entre en vigor a lo largo de 1994. El TLC, cuyas negociaciones concluyeron felizmente el pasado mes de agosto, ha sido concebido para atender a un conjunto de 360 millones de consumidores, lo que le convierte en la primera área comercial del Mundo.

La firma ayer de este acuerdo, llevada a cabo a tres bandas, aunque de forma simultánea y entrelazada por televisión vía satélite, no representa la aprobación del texto. Sin embargo, se trata de un paso trascendental para su consolidación ya que antes de su definitiva aprobación debe de adaptarse a un complejo calendario que le obliga a pasar antes por los parlamentos de estos tres países, que son en última instancia los que le darán al texto rango de ley.

El TLC fue un proyecto auspiciado por Bush que el presidente electo Bill Clinton discutió fuertemente en su campaña electoral porque estimaba que no habían sido suficientemente defendidos los intereses norteamericanos en materia laboral y de medioambiente. Clinton, sin embargo, se ha mostrado tras su elección partidario de esta alianza. Con todo, Clinton destacó ayer que este apoyo al Tratado debe acompañarse de medidas para "responder a las aspiraciones legítimas de sectores preocupados por las consecuencias ambientales y laborales".

Socio pobre

El Gobierno de Carlos Salinas ha trabajado arduamente en la puesta en marcha de este ambicioso proyecto ya que, al ser el socio más pobre, es el que más se va a beneficiar en los primeros años. Expertos de los tres países calculan que el TLC beneficiará a México de aquí a 1985 con 600.000 nuevos puestos de trabajo. Lo mismo ocurre con EE UU, donde se generarían también a corto plazo más de 170.000 puestos de trabajo.El texto está concebido como área de libre comercio y no como mercado común tipo europeo. Días pasado México solicitó un fondo social de compensación, con aportaciones exclusivas de Canadá y EE UU, que ayuden al país a equilibrar su economía.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_