La Cámara gallega apoya la Administración única de Fraga

Santiago de Compostela - 11 nov 1992 - 23:00 UTC

El Parlamento gallego respaldó ayer la propuesta del presidente de la Xunta, Manuel Fraga, para que las autonomías se conviertan en administraciones únicas en sus respectivos territorios e instó al Ejecutivo gallego a que negocie sobre ella con el Gobierno central.

La iniciativa autonómica de Fraga sólo logró el apoyo del Partido Popular y de un diputado independiente, el ex socialista Alfredo Conde. El PSOE votó en contra porque cree que la propuesta supondría "amputar el Estado", mientras que los nacionalistas de centro e izquierda también se opusieron por considerarla insuficiente.Según las previsiones de la Xunta, una vez superado el trámite parlamentario la iniciativa de Fraga -cuya explicación ocupa 14 tomos- será enviada al presidente del Gobierno, Felipe González. El Parlamento autoriza al Ejecutivo autónomo a que negocie con la Administración central el traspaso de nuevas competencias a Galicia, así como la delegación de algunas facultades exclusivas del Estado, de acuerdo con los mecanismos previstos en la Constitución.

Fraga reclama del Gobierno central 59 competencias, aunque 41 de ellas ya están previstas en el Estatuto de Autonomía o bien han sido transferidas a otras comunidades. Las 18 restantes son facultades exclusivas del Estado que la Xunta desea gestionar directamente. Entre ellas figuran las autovías y carreteras, recursos hidráulicos, gestión y cobro de tributos o radiodifusión.

Radicalizar

El presidente de la Xunta no logró el apoyo de ningún grupo de la oposición. El secretario general del PSOE gallego, Antolín Sánchez Presedo, le acusó de haber presentado una propuesta que "contribuye a radicalizar a los nacionalistas". A pesar de sus diferencias ideológicas, los grupos de la oposición presentaron una propuesta conjunta, rechazada por los votos del PP, en la que se afirmaba que la Administración única "no es la fórmula adecuada para orientar la evolución del autogobierno".Durante los dos días de debates parlamentarios, el PSOE y los nacionalistas coincidieron en acusar al fundador del PP de plantear una iniciativa incoherente con su trayectoria ideológica, por el único afán de mantener su protagonismo en la política nacional. "Su propuesta está dirigida fuera de Galicia: usted les dice 'yo sigo aquí' cuando en Madrid, en su partido, sabe que ya no le echan de menos", indicó Sánchez Presedo. "Ésta es una triste reválida para el viejo catedrático de Derecho Político", dijo el portavoz del Bloque Nacionalista Galego (BNG), Xosé Manuel Beiras, quien recordó que en la transición, cuando su grupo reclamaba un sistema federal, Fraga formaba parte del Gobierno de Arias Navarro.

La alianza opositora irritó especialmente a los populares, cuyo portavoz Gerardo Conde acusó al PSOE de "pactar con los independentistas". Paradójicamente el PSOE también acabaría sumando sus votos a los del PP para desestimar dos propuestas de los nacionalistas, una del BNG que reclamaba la reforma de la Constitución para incluir el derecho de autodeterminación de Galicia, y otra del Partido Socialista Galego-Esquerda Galega que pretendía incrementar las competencias de la comunidad con la reforma del Estatuto de Autonomía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de noviembre de 1992.

Lo más visto en...

Top 50