Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los grandes bancos aumentan sus provisiones un 25% y reducen el crecimiento de los beneficios

La recomendación del Banco de España a los grandes bancos de que no se obsesionen con obtener importantes aumentos en la cifra de beneficios ha empezado a tener efectos prácticos. Las cifras que han anunciado en el tercer trimestre muestran una paralización de los beneficios -drástica en algunos casos- y el aumento paralelo de las provisiones. De esta forma, los bancos logran aumentar la cobertura de riesgos e insolvencias, principal preocupación del Banco de España.

La máxima autoridad monetaria pidió a los bancos que contuviesen la cifra de beneficios y que no entrasen en la carrera por ofrecer fuertes beneficios que, año tras año, mantienen por superar a sus competidores. La sugerencia -cuando vienen del Banco de España, las recomendaciones son órdenes- se ha hecho banco a banco (incluidas también cajas). Los contactos se iniciaron cuando los presidentes de los grandes bancos y el gobernador del Banco de España, Luis Ángel Rojo, estaban en Washington durante la reunión del Fondo Monetario Internacional.Según fuentes bancarias, el planteamiento transmitido por los responsables del Banco de España es el de la conveniencia de que los beneficios se sitúen en una banda de crecimiento similar al de la inflación en el caso de las entidades mejor situadas, e incluso por debajo, en otros casos. La recomendación es más flexible con los bancos más rentables, como el Popular y el Santander. La medida no significa que tengan que recortar los dividendos, aunque es posible que se contengan.

Los seis primeros bancos españoles aumentaron en 1991 un 15% su beneficio neto, según el Consejo Superior Bancario. Para este año, se han rebajado las perspectivas de crecimiento en seis o siete puntos porcentuales en algún caso. Según esas fuentes, el tratamiento se ha suavizado en el caso de las cajas, que no acostumbran a establecer comparaciones. Una fuente apunta que se trata de "frenar la competencia".

En los resultados hasta septiembre, ya se ha reflejado que los bancos han seguido bastante a rajatabla la recomendación. Los dos principales bancos en recursos -Central Hispano y Bilbao Vizcaya- han reducido sus beneficios en el 11,36% y el 19,8%, respectivamente, cuando el año anterior lo habían aumentado, aunque en ambos casos moderadamente. Santander y Popular, los bancos tradicionalmente más rentables, han tenido un porcentaje de crecimiento por encima del 10%. Sin embargo, los crecimientos son claramente inferiores a los que tuvieron en 1991 sobre el mismo periodo de 1990, con alrededor del 20%. En el caso de Banesto, en 1991 había caído un 22,6%, pero este banco había tenido beneficios atípicos de más de 21.000 millones en 1990. El Exterior ha pasado del 18,2% al 11%.

Los seis grandes bancos se han volcado en aumentar las provisiones. En este caso, el Santander es la excepción, ya que en 1991 contabilizaba unas provisiones de más de 55.000 millones, debido a que había dotado a esa cuenta los ingresos por la venta de activos, entre ellos la Banca Jover y el Comercial Español. Con esta excepción, la media de aumento de las provisiones de los otros cinco ha sido del 25%.

El aumento de las provisiones permite a los bancos incrementar significativamente la cifra de cobertura de mora por créditos, que en el caso del Santander es del 100,26% (es decir, tiene más provisiones que morosos en la actualidad). El resto cuenta con una cobertura media de alrededor del 75%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de noviembre de 1992

Más información

  • El Banco de España recomienda que el incremento de los resultados se aproxime al IPC