Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dirigentes verdes Petra Kelly y Gerd Bastian, hallados muertos en su casa

Los cuerpos sin vida de los dirigentes del Partido Verde alemán Petra Kelly y Gerd Bastian fueron encontrados en la noche de ayer en su apartamento de Bonn. Familiares de la pareja habían alertado a la policía días después de que Kelly y Bastian no respondieran a las llamadas telefónicas. La policía de la capital alemana no descartaba anoche ni la hipótesis del suicidio ni la posibilidad de un asesinato Fundadores del movimiento de los verdes (die Grünen), Kelly y Bastian fueron diputados en el Bundestag desde 1983 hasta 1990.

Los cadáveres de los dirigentes del Partido Verde fueron hallados por la policía hacia las nueve de la noche de ayer y su identificación resultó difícil, ya que habían fallecido hace varios días, según informó el procurador Wolfgang Komp. Los dos cuerpos presentaban heridas, si bien las investigaciones no han podido determinar todavía si eran lesiones producidas por balas o por arma blanca. Petra Kelly contaba 44 años y su compañero político y sentimental Gerd Bastian tenía 69.Petra Kelly fue una de las inspiradoras y principales dirigentes del movimiento de los verdes que surgió en la República Federal de Alemania a principios de los años ochenta como respuesta al estancamiento político de los grandes partidos y como alternativa por la izquierda a una socialdemocracia cada vez más moderada. Su figura frágil y dulce, pero enérgica y resuelta, recorrió varios países de Europa occidental para fomentar el nacimiento de partidos ecologistas. Kelly se desplazó a España en 1986 para participar en la campaña contra la permanencia en la OTAN.

Un movimiento alternativo

Concebido como un movimiento social y político de nuevo tipo, los verdes integraron a las diferentes y, en ocasiones, variopintas corrientes feministas, pacifistas y ecologistas de la RFA. Sus campañas contra la presencia de tropas norteamericanas y su activa oposición a la carrera armamentista les granjearon las simpatías y el apoyo electoral de amplias capas de la población joven alemana. Asimismo los verdes fueron los pioneros en la defensa del medio ambiente con imaginativas manifestaciones y protestas contra la contaminación de los ríos, las centrales nucleares o los residuos radiactivos.

Los verdes lograron representación durante la década de los ochenta tanto en los parlamentos de los länder como en el Bundestag al superar en varias convocatorias electorales la barrera del 5% necesaria para conseguir escaños. Tanto Kelly como Gerd Bastian, un antiguo general de la OTAN que se convirtió a las tesis pacifistas, mantuvieron su escaño en el Bundestag hasta las elecciones de diciembre de 1990, tras la reunificación alemana, en las que el Partido Verde no logró rebasar el listón del 5%. Kelly criticó con dureza la reunificación alemana.

A finales de la década de los ochenta, el Partido Verde sufrió una gravísima división interna entre los defensores de participar en las instituciones públicas -en coalición con el socialdemócrata SPD- llamados realos y los fundis o contrarios a cualquier compromiso con el poder.

Petra Kelly fue durante años la cabeza visible del Partido Verde. Nació en Günzburg (Baviera) en 1947. Asistió a un colegio católico hasta que su padrastro, un oficial norteamericano destinado en Alemania, se llevó a su familia a Estados Unidos, cuando Petra tenía 13 años.

Tras estudiar posteriormente un año en Holanda, ingresó como funcionaria de la Comunidad Europea en 1971, donde desempeñó diversas tareas hasta 1982. Militó en el Partido Socialdemócrata alemán desde 1972 hasta 1978, cuando dimitió por considerar que esta formación había perdido su energía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de octubre de 1992

Más información

  • La policía investiga el suicidio o el asesinato