Friedman: "La clase empresarial apoya a Bush"

El premio Nobel de Economía Milton Friedman sostiene que las grandes empresas norteamericanas prefieren al candidato republicano, George Bush. "Lo que llamamos corporate America (la clase empresarial) apoya a Bush", asegura Friedman en declaraciones a EL PAÍS. "Por eso es noticia el hecho de que algunos empresarios declaren su apoyo a Clinton".Para Friedman la reacción de la economía será muy diversa según quién gane. "Bush quiere reducir los impuestos y propone menos regulación para la industria. Clinton hace siempre un juego de prestidigitación con los números, pero hay que mirar su gestión en Arkansas. Clinton subirá los impuestos, gastará más y la intrusión de su Gobierno en la vida económica será mayor", explica.

Más información
La batalla de los compromisarios
El 'Iado bueno' de Perot
Clinton y Vietnam
Bush y el sida
El candidato demócrata Al Gore desborda al republicano Dan Quayle en su debate electoral

Para Friedman la recuperación económica en Estados Unidos es débil porque la recesión también lo ha sido. El premio Nobel opina que "se ha puesto en práctica una política monetaria excesivamente restrictiva y ello debilita las fuerzas subyacentes de la recuperación". Y argumenta: "Entre el último trimestre de 1991 y el tercer trimestre de 1992, el dinero, medido en su variable más amplia, creció sólo un 2% en su tasa anual".

Friedman acusa al Congreso de entrometerse en la actividad económica introduciendo excesivas regulaciones que afectan los presupuestos de las empresas, en temas de medio ambiente por ejemplo.

Friedman cree que el verdadero problema de la economía estadounidense no es el déficit, sino el gasto público: "Si se mantiene el crecimiento actual del gasto, la situación se hará más difícil de manejar. Por eso no se trata de subir impuestos y seguir gastando. La subida de impuestos destroza una economía", dice. La causa del déficit es, según Friedman, que "el Gobierno gasta una fracción cada vez mayor de los ingresos nacionales". "Esto es lo que hay que frenar", concluye.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS