Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

30 españoles entre los 167 muertos al estrellarse un Airbus paquistaní cerca de Katmandú

Un considerable número de europeos, entre ellos 30 ciudadanos españoles, falllecieron ayer en el accidnte de un Airbus A-300 de las líneas aéreas paquistaníes (PIA) que se estrelló cerca de la capital de Nepal, Katmandú, según informó un portavoz de la compañía. No hay ningún superviviente entre las 167 personas que viajaban a bordo del avión. En su último contacto con el aeropuerto de Katmandú, el piloto indicó que se encontraba a unos 15 kilómetros de la capital nepalí. Se trata del segundo accidente de un Airbus cerca del aerpuerto de Katmandú en manos de dos meses.

MÁS INFORMACIÓN

Los pasajeros eran, en su mayoría, extranjeros, según precisó el portavoz de PIA. La oficina de la compañía paquistaní en Londres informó que 34 británicos pueden haber muerto en el accidente, ya que dicha cifra de ciudadanos del Reino Unido efectuaron una reserva a través de la agencia de viajes Interactive Adventures de la ciudad de Bristol, con el fin de viajar con PIA a Nepal desde Karachi.Además de los 30 españoles, entre los fallecidos hay 14 holandeses, 10 italianos, 10 nepalíes, 2 bengalíes, 3 estadounidenses, 2 suizos, 2 canadienses, 2 bangladesíes y un japonés. Incluidos los miembros de la tripulación, el número de víctimas paquistaníes se eleva a 30.

No se ha revelado la nacionalidad de los otros muertos, aun que fuentes de la la compañía aérea precisaron que no hay más ciudadanos paquistaníes. Un funcionario de las líneas aéreas nepalíes manifestó que varios pasajeros eran de esta nacionalidad que viajaban a su país desde diversos puntos de Oriente Próximo, donde trabajaban, para asistir al festival hindú Dasain, que comienza el domingo próximo.

El accidente se produjo en las proximidades de la localidad de Bhatte Danda. Algunos habitantes en la zona del siniestro aseguraron haber oído un gran estruendo. Varios helicópteros del Ejército nepalí se dirigieron hacia la zona del siniestro, pero no pudieron descender a tierra debido a la espesa niebla y a la intensa lluvia. Los equipos de rescate fueron enviados por vía terrestre. El avión cubría el trayecto Karachi-Katmandú y perdió contacto con la torre de control seis minutos antes de la hora prevista para su aterrizaje en el aeropuerto.

Fuentes de la torre de control indicaron que la visibilidad era muy deficiente en el momento del accidente, poco antes de las nueve de la mañana. Unos 83 pasajeros embarcaron en el aeropuerto de la ciudad paquistaní, mientras que el resto eran pasajeros en tránsito, procedentes de otros vuelos internacionales. PIA anunció el inmediato envío a Katmandú de un avión de socorro con directivos de la compañía aérea y personal de Aviación civil.

El aeropuerto de Katmandú, enclavado en medio de un valle, está considerado muy engañoso por los pilotos, que tienen que descender en espiral para evitar las altas montañas que rodean las pistas. El aeropuerto no tiene radar y los aviones son guiados a través de la comunicación por radio. El índice de descenso hacia el aeropuerto, una vez franqueadas las montañas colindantes, es de unos 600 metros por minuto, en vez de los habituales 180 metros.

El 31 de julio pasado, otro Airbus de la compañía tailandesa Thai Airways que realizaba el viaje Bangkok-Katmandú se estrelló en la cordillera del Himalaya, a unos 50 kilómetros al noroeste de Katmandú. Los 113 pasajeros y miembros de la tripulación murieron en el accidente. El 4 de agosto pasado una comisión de investigación llegó a la conclusión de que el siniestro se debió a un error de navegación, imputable al piloto.

El Airbus A-300 de las líneas aéreas paquistaníes que se estrelló ayer es el primero y el más antiguo de la familia Airbus. Es un birreactor con una capacidad para 250 pasajeros. PIA opera con ocho aviones de estas características, cuatro de ellos en propiedad y los cuatro restantes en régimen de alquiler.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de septiembre de 1992

Más información

  • No hay supervivientes en el segundo avión que sufre un accidente en el Himalaya en dos meses