Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rojas-Marcos prohíbe a los sevillanos consumir agua de madrugada

El alcalde de Sevilla, el andalucista Alejandro Rojas-Marcos, no cortará el agua en la ciudad, pero reducirá la presión y prohibirá a los vecinos que abran el grifo desde las dos a las seis de la madrugada. El alcalde, que venía anunciando "restricciones inmediatas" desde hace una semana, considera que así se logrará un ahorro del 15%. La multa máxima por desoír la prohibición -ducharse de madrugada o consumir más del 85% que el año anterior- no superará las 25.000 pesetas. La Expo no se verá afectada.Rojas-Marcos, que publicará mañana un bando anunciando las medidas restrictivas, reconoce, no obstante, que "no se puede poner un policía detrás de cada ciudadano" y, por tanto, apela a la buena voluntad. Además de la prohibición expresa de consumir agua de madrugada, a excepción de "las industrias para su proceso productivo, los centros sanitarios y los establecimientos singulares que se autoricen expresamente por razones de interés público'', Rojas-Marcos prohíbe el consumo de agua "superior al 85% del facturado a cada usuario en el mismo periodo del año pasado".

El consejo de administración de la empresa municipal de aguas de Sevilla (Emasesa) aprobó ayer además, con la abstención de los alcaldes de la provincia -pertenecientes en su mayoría al PSOE-, la continuidad de las medidas de ahorro adoptadas meses atrás. Entre ellas destacan la prohibición de regar zonas verdes, llenar piscinas, lavar los vehículos en la vía pública y utilizar agua potable para las fuentes que no tengan sistemas de recuperacion.

Las reiteradas declaraciones de Rojas-Marcos durante los últimos días en el sentido de que decidiría "restricciones inmediatas" provocaron la reacción de distintos representantes del Gobierno central. Así, el secretario de Estado para el Medio Ambiente, Vicente Albero, reiteró ayer sus descalificaciones a Rojas-Marcos, le tildó de "energúmeno" y le acusó de realizar "terrorismo verbal".

Alfonso Garrido, delegado del Gobierno en Andalucía, insistió en que hay agua para al menos siete meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de septiembre de 1992

Más información

  • La Expo 92 no se verá afectada por las restricciones