Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grave empeoramiento de la salud del ex ministro Francisco Fernández Ordóñez

El estado de salud del ex ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, experimentó ayer un brusco deterioro al entrar el enfermo en coma irreversible, según indicaron fuentes en estrecho contacto con su círculo familiar y confirmó la Oficina Información Diplomática.El empeoramiento de su salud y el pesimismo de los médicos que le atienden hizo que algunos de sus hermanos y otros familiares interrumpieran sus vacaciones y regresaran a Madrid para reunirse con él en su domicilio de la colonia madrileña de Puerta de Hierro. El ex ministro fue visitado por Javier Solana, que lo sustituyó en la cartera de Exteriores. A primera hora de la madrugada de hoy se esperaba que el presidente del Gobierno, Felipe González, interrumpiera sus vacaciones para acudir al domicilio del enfermo. Por su parte, el vicepresidente, Narcís Serra, seguía desde Barcelona la evolución del estado de salud del ex ministro.

Fernández Ordóñez, de 62 años, renunció por motivos de salud, a principios de junio, a seguir ejerciendo como ministro de Exteriores. Al regreso de un viaje a América Latina, suspendió su agenda y pidió a Felipe González ser relevado de sus funciones. A finales de ese mismo mes le sustituyó Javier Solana Madariaga.

Los primeros problemas de salud de Fernández Ordóñez se manifestaron al terminarse la presidencia española de la Comunidad Europea (CE), en julio de 1989, cuando le fueron extirpados en la clínica de Puerta Hierro unos pólipos intestinales malignos. Aunque dio a entender que deseaba abandonar la política, el ministro se reincorporó en septiembre a su cargo y sólo dos años después, en octubre de 1991, volvió a notar molestias que los médicos atribuyeron oficialmente a unas piedras alojadas en la vesícula.

Viajes

Sin embargo, tras asistir a la Conferencia de Paz de Madrid sobre Oriente Próximo, Fernández Ordóñez se tomó mes y medio de descanso antes de hacerse de nuevo cargo del Ministerio en vísperas de las Navidades de 1991. Su actividad fue, no obstante, a partir de entonces, algo menos intensa de lo que era habitual en él. Dejó, por ejemplo, de acompañar al presidente del Gobierno en algunos de sus viajes al extranjero y desistió de efectuar algunos suyos propios de largo recorrido. Si mientras ejercía como ministro Fernández Ordóñez suscitaba ya numerosos elogios, desde que cesó en el cargo ha sido constantemente alabado por su labor al frente de esa cartera. El Rey resaltó por ejemplo, su papel en el último Consejo de Ministros, celebrado el lunes en La Rábida.

Segundo ministro de Exteriores, después de Fernando Morán, desde que el PSOE llegó al poder en 1982, Fernández Ordóñez también desempeñó en tiempos de UCI) las carteras de Hacienda y de Justicia. Está casado con María Paz García Pelayo, y el matrimonio no tiene hijos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de agosto de 1992