Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La modestia rige la próxima temporada de ópera en Madrid

La reposición de 'Kiu' y el estreno de 'Jenufa', principales novedades

La reposición de Kiu, de Luis de Pablo, en el décimo aniversario de su estreno y con una nueva producción a cargo de Francisco Nieva, y el estreno de Jenufa, una de las obras maestras de Janacek, con la mítica soprano Leonie Rysanek como Kostelnicka, son las principales novedades de la temporada de ópera 1993 en el teatro de la Zarzuela de Madrid. Una temporada que, como el resto de actividades culturales para el próximo año, parece regirse por la modestia.

La programación de la temporada de ópera en Madrid para 1993 es, en general, equilibrada y atractiva dentro de la modestia, ajustándose al momento actual de crisis económica en temas culturales. El presupuesto del teatro de la Zarzuela para el próximo año asciende a 1.700 millones de pesetas, según manifestó ayer el director general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música, Juan Francisco Marco, durante la presentación de la temporada. No se especificaron los precios de las entradas ni los sistemas de abono, aunque se anunció la automatización de las taquillas a partir de septiembre con la posibilidad de acceso a las mismas a través de tarjetas de crédito.La temporada empieza y termina con ópera española de muy diverso signo. Kiu, de Luis de Pablo (enero) se repone en un montaje con cierto morbo, el de Francisco Nieva, esperado con curiosidad tras la fuerte polémica pública que mantuvo el director teatral con el compositor Cristóbal Halffter a propósito de la música de nuestros días. Dirige José Ramón Encinar y cantan Carlos Álvarez, Dalmacio González, Sharon Cooper y Manuel Cid.

La clausura corresponde a El gato montés de Penella (julio) con Plácido Domingo; en el mismo montaje que se verá en agosto en la Maestranza de Sevilla y en noviembre en Tokio.

Otro de los platos fuertes de la temporada es Jenufa de Janacek (febrero) con un monstruo sagrado de la lírica en escena, Leonie Rysanek, en la producción de Mario Gas para el Liceo de Barcelona y con la dirección musical de David Parry.

El repertorio básico está representado por títulos de Mozart, Verdi, Wagner y Puccini. Hay, como el año pasado en El barbero de Sevilla, dos repartos diferentes para La flauta mágica (abril), ambos dirigidos por Antoni Ros Marbá y Emilio Sagi a partir de la escenografía del joven Jesús Ruiz, ganador del primer concurso de esta especialidad celebrado el año pasado en Oviedo. El segundo elenco, formado por jóvenes cantantes españoles, estará dirigido especialmente a colegios en dos funciones que comenzarán a las cinco de la tarde.

De Verdi se ha programado una ópera maldita, La fuerza del destino (mayo-junio), llena de riesgos y dificultades, con un reparto encabezado por Carol Vaness, Giacomini y Gavanelli. La dirección musical es de Lamberto Gardelli y la escénica de E. Moshinsky. Tal vez hubiese sido más aconsejable Falstaff, al cumplirse en 1993 el centenario de su estreno, pero es comprensible que de cuando en cuando se asuman riesgos vocales.

Vuelve Wagner

Llevaba varios anos sin programarse ninguna ópera de Wagner en Madrid, con lo que El holandés errante (junio), de la que se cumplen en 1993 los 150 años de su primera representación en Dresde, será recibida con auténtico gozo. Es una lástima que tratándose de una obra que entraña tan fuertes desafíos escénicos, no se emprenda una nueva producción de la misma que quede como repertorio básico del teatro.De repertorio básico es Il trittico (marzo) de Puccini, en la reposición de Lluís Pasqual, Ezio Frigerio y Franca Squarciapino, uno de los montajes escénicos más felices de la última década en Madrid, al menos en sus dos primeras partes, Il Tabarro y Suor Angelica. Luis Lima y Raina Kavaibariska, son los cantantes.

Completa la oferta el estreno de El secreto enamorado de Manuel Balboa (abril), con un texto de Ana Rossetti a partir de Oscar Wilde y un recital de Ruggero Raimondi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de julio de 1992