El Ayuntamiento de Alcalá retirará el monumento a Colón porque afea una plaza

El Ayuntamiento de Alcalá de Henares, municipio de 160.000 habitantes, ha decidido retirar de una plaza de la ciudad el monumento que conmemoraba la primera entrevista que mantuvo Cristóbal Colón con la reina Isabel en 1486 para exponerle su proyecto del descubrimiento de nuevos mundos y recaudar fondos para el viaje.La decisión se debe a una propuesta del Partido Popular apoyada por Izquierda Unida. La escultura "rompe con el entorno de la plaza, afeando la misma", dicen los populares, y proponen que sea trasladada al Museo de Escultura al Aire Libre de Alcalá, todavía en proyecto.

Fuentes del PSOE, que gobierna en minoría, aseguran que el traslado es difícil, ya que buena parte del monumento se perdería. Por otra parte, el escultor José Noja, responsable del futuro museo al aire libre, no tiene previsto ubicar en él otras esculturas que no sean las suyas. Así, el monumento no tendría cabida en el museo.

El monumento, conocido popularmente como la piruleta, erigido sobre un mosaico con la figura de la rosa de los vientos, se alza frente a la catedral magistral en la plaza de los Santos Niños. En 1986, coincidiendo con el quinto centenario de la celebración de la entrevista, que se produjo en el palacio arzobispal, el gobierno socialista de Alcalá de Henares inauguró el monumento que intenta, a través de un astrolabio (instrumento de navegación), representar la unión entre el Viejo y el Nuevo Mundo.

En los aledaños de la escultura pueden observarse también tres medallones de bronce con los rostros de Cristóbal Colón, el historiador alcalaíno Antonio Solís y el conquistador Pedro Sarmiento de Gamboa, quien se cree que fue también alcalaíno.

Placa polémica

La propuesta del grupo del Partido Popular recogía, además del traslado de la escultura al museo al aire libre, la completa remodelación de la plaza. La sorpresa y el desconcierto se extendieron por el salón de plenos del Ayuntamiento de Alcalá de Henares cuando el PSOE argumentó que si se remodelaba toda la plaza, habría que quitar una placa que existe en la fachada de la catedral. En la placa puede leerse: "En honor de los sacerdotes mártires de Cristo víctimas de la persecución roja".Mientras el sector más joven de los populares aceptó la propuesta socialista, otro sector de su mismo grupo se negó rotundamente.

Tras una discusión en el seno del partido, sus miembros finalmente optaron por que se quitara la polémica placa de la fachada de la catedral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 17 de julio de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50