La policía detiene a un francés con antecedentes relacionado con el atraco del aeropuerto de Ibiza

La policía de Ibiza ha detenido al menos a un ciudadano francés, acusado de "tener relación" con el atraco perpetrado el pasado martes en el aeropuerto de la isla, donde un grupo de delincuentes se apoderó de 780 millones de pesetas en divisas, según fuentes policiales. Dos españoles fueron también detenidos tras hacer "una maniobra rara con un coche", pero quedaron poco después en libertad sin cargos. Fuentes policiales aseguran que "las investigaciones van por muy buen camino". El delegado del Gobierno en Baleares cree que Ios atracadores están todavía en la isla".

El asalto estaba perfectamente planeado, por lo que las pesquisas apuntan la posibilidad de que los autores del golpe hayan contado con un colaborador dentro de las instalaciones del aeropuerto. Este individuo, según la hipótesis policial, les facilitó la información precisa del día en que iba a llegar a la terminal de carga el botín esperado.Los 780 millones de pesetas robados habían sido recogidos en diversas entidades bancarias por un furgón blindado de la compañía privada Prosegur, cuyos vigilantes jurados trasladaron el dinero a la terminal. Allí lo dejaron al cuidado de un único vigilante de la firma Segurisa, según fuentes de la investigación. Los empleados de Prosegur abandonaron la terminal una media hora antes de que se produjera el robo, según un portavoz de la empresa.

Las sacas del dinero no fueron embarcadas directamente en la bodega del avión porque lo prohíben las normas de Aviación Civil, según medios relacionados con el caso. Los bancos a los que pertenecen los millones. sustraídos tampoco pueden alquilar una avioneta para su transporte porque las autoridades exigen que se efectúe en aviones de línea regular.

Estas circunstancias facilitaron que al menos siete enmascarados irrumpieran poco antes de las cinco de la tarde del pasado martes en la terminal. Tras apoderarse de las sacas a punta de pistola, huyeron en medio de una nube de gases lacrimógenos lanzados por ellos mismos. Una furgoneta empleada por los delincuentes fue localizada aparcada cerca del hospital Can Misses, en las proximidades de la comisaría de policía de Ibiza. Los investigadores no han descubierto en el vehículo huellas dactilares, debido a que los atracadores llevaban guantes.

Un ciudadano francés fue detenido por agentes del Cuerpo Nacional de Policía, bajo sospecha de estar supuestamente relacionado con el golpe. Fuentes policiales han indicado que el sospechoso, del que no han facilitado su identidad, tiene antecedentes en su país. Esta persona, sin embargo, no es uno de los autores materiales del asalto, según las pesquisas realizadas por ahora. La agencia Efe aseguró anoche que al francés se le ocuparon 300.000 pesetas en billetes de 5.000 y que había sido detenido otro implicado.

Un 'soplón' en el aeropuerto

Dos españoles fueron detenidos después de que la policía comprobaba que. abandonaban en un camino un vehículo rojo -de características similares a uno de los empleados por los ladrones- tras lo que hicieron auto-stop. Ambos fueron puestos en libertad, cuando los agentes comprobaron que no estaban implicados en el atraco.El traslado de grandes sumas de dinero desde los bancos hasta el aeropuerto es una operación que se realiza a diario. Pero la policía argumenta que "no es normal que haya una cantidad tan grande como la que había el martes pasado". Por tal motivo, los agentes relacionados con el caso opinan que los atracadores contaban con alguien que les dio el soplo.

El delegado del Gobierno, Gerard García, considera "anormal" el "perfecto conocimiento" que los atracadores tenían sobre el dispositivo de seguridad del aeropuerto. García manifestó a la cadena SER su opinión de que los atracadores "están todavía en la isla".

El vigilante sorprendido por los delincuentes ha declarado que se trata de individuos que tenían acento italiano y árabe. Uno de los empleados víctima del atraco dijo que entre los ladrones había un negro y añadió que, días atrás, un ciudadano senegalés, con un carné de conducir italiano, visitó la terminal de carga para retirar un envío. "¡Al suelo, al suelo!", fue la única expresión en castellano que utilizaron los delincuentes.

El dinero sale habitualmente de la isla en el vuelo de Aviaco que parte cada día a las 17.05 hacia Palma. Durante el verano, debido al movimiento turístico, la carga suele ser multimillonaria. A veces, si el margen de tiempo entre la salida del vuelo dista poco de la llegada del furgón blindado con caudales de los bancos, el dinero no se ingresa en la caja fuerte de la terminal y queda depositado, sin más vigilancia que los empleados habituales, en los trenes de transporte de mercancía, informa Andreu Manresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de julio de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50