Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los chapistas y la Mutua Madrileña Automovilista firman la paz

La Mutua Madrileña Automovilista y la Asociación de Empresarios de Talleres (Asetra) firma ron ayer un acuerdo para acaba con el conflicto que en enero llevó a los chapistas a boicotear las reparaciones de vehículos asegurados en esta compañía y a secundar tres días de cierre patronal.

Entonces, los cerca de 2.000 talleres de chapa y pintura de la región reclamaban a la Mutua una subida de las tarifas por hora de trabajo y un aumento del tiempo destinado a las reparaciones. El actual acuerdo no fija ni precios ni tiempos, pero abre un marco de negociación para que Mutua y talleres resuelvan sus diferencias. Su elaboración ha llevado seis meses y ha sido precisa la mediación de la Unión de Consumidores de España.

Precios de las reparaciones

A partir de ahora, una comisión técnica con representación paritaria de la aseguradora y los talleres elaborará, por consenso, un libro de tiempos de reposición, pintura y materiales. Cada taller negociará por su cuenta los precios de los arreglos con la Mutua, pero el acuerdo firmado establece un índice de referencia: el convenio del metal de la Comunidad de Madrid, siempre que no supere en dos puntos el índice de precios al consumo.Adolfo Varela, representante de los consumidores en las negociaciones, descarta que se vayan a producir nuevos conflictos. "Habrá descontentos, porque siempre los hay, pero creo que hemos llegado a un buen acuerdo y que nadie quiere volver a las tensiones de enero", asegura.

Las protestas comenzaron el 18 de diciembre, acaudilladas por la denominada Comisión Carrocera. Tras el cierre patronal, el boicot y una manifestación en Sol con detenciones, fue la Asociación de Empresarios de Talleres de Madrid (Asetra) la que recondujo el conflicto e inició las negociaciones con la aseguradora. Desde entonces, la Mutua ha roto sus relaciones comerciales con 11 talleres "insertos en procedimientos, de diversa índole". El servicio a los usuarios quedó normalizado a comienzos de febrero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de julio de 1992