Moscú, usa las armas para proteger a los rusos dispersos por la antigua URSS

Rusia ha comenzado a tomar la iniciativa, incluso militar, en defensa de las poblaciones rusas diseminadas por las distintas repúblicas de lo que fue el imperio soviético. Borís Yeltsin, el presidente ruso, amenazaba ayer con usar la fuerza contra Moldavia si ésta persistía en tratar de asimilar a la minoría rusa en su territorio, donde ha estallado una guerra civil entre moldavos, de lengua rumana, y rusos, que se agrupan en la llamada República del Transdniéster.Decenas de cadáveres yacen en las calles de Benderi, ciudad rusohablante de este último territorio, que durante el pasado fin de semana ha cambido dos veces de manos tras cruentos combates entre unitaristas moldavos y secesionistas rusos. Estos últimos habían prevalecido ayer en la pugna por controlar la localidad con el apoyo de efectivos del Ejército ruso, al que en la víspera Moscú había autorizado a defenderse en caso de ser atacado. En Moldavia, como en otras repúblicas de la antigua URSS, permanecen contingentes militares rusos.

"Cuando hay guerra, no podemos permanecer indiferentes", dijo ayer Yeltsin al llegar a Moscú procedente de Canadá. "Estamos obligados a responder para proteger a nuestro pueblo y detener el derramamiento de sangre. Tenemos la fuerza necesaria para ello". Yeltsin se dirigía a Moldavia, pero su advertencia iba dirigida también a todos aquellos conflictos en los que Rusia vea en peligro sus intereses. Éste es el caso de Osetia del Sur, en Georgia, que trata de independizarse para unirse a Osetia del Norte, integrada en Rusia.

Páginas 2 y 3

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS