Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento no renuncia al ensanche de Vallecas, frente al deseo de la Comunidad

Cuatro piezas de la ciudad del 2000 no acaban de encajar en los planos que dibujan por su cuenta el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. Por un lado, el municipio está empeñado en duplicar la población de Vallecas Villa con la construcción de 23.734 viviendas a la vera de la carretera de Valencia, que ya corre riesgo de colapso con la intención regional de levantar 8.900 pisos en Rivas-Vaciamadrid. Uno de los dos proyectos sobra, según cree la Comunidad. Lo mismo piensa el Ayuntamiento de las operaciones de Campamento y la ciudad aeroportuaria de Barajas. Uno de los dos no será posible.

El lunes terminó una semana de reflexión sobre la revisión del Plan General, en la. que participaron 150 expertos. Una de las conclusiones fue la necesidad de que el nuevo documento urbanístico tenga un carácter metropolitano, es decir, que su diseño escape del término municipal de la capital para prever también crecimientos y redes de comunicación ubicadas en los municipios limítrofes.El Ayuntamiento es consciente de que esta planificación "exige un esfuerzo de concertación con otras administraciones". Y aunque el gobierno municipal del PP "está mimando las relaciones" con los socialistas de la Comunidad, según reconocen, la visión de la ciudad del 2000 de ambas administraciones aún tiene puntos de fricción.

Uno de ellos es la compatibilidad de dos grandes operaciones: la ciudad aeroportuaria que nacería con la ampliación de Barajas y el nuevo barrio de Campamento que sustituiría a las instalaciones militares que flanquean la carretera de Extremadura. La primera la promueve el Ministerio de Obras Públicas y Transportes; la otra, la Comunidad.

Ambos proyectos reservan suelo para grandes zonas de oficinas y servicios. El Ayuntamiento considera, dada la situación del mercado, que las dos operaciones son incompatibles y puestos a elegir se inclinan por la nueva ciudad de Barajas.

"Parece que la ampliación de Barajas es ya una decisión adoptada y definida y que se asentará en el cuadrante noreste de Madrid, por lo que puede tener éxito", explicó ayer Luis Rodríguez-Avial, gerente de la oficina que revisa el Plan General.

"La operación Campamento parece que está menos definida y que no hay una idea clara sobre su contenido. Barajas sería una gran competencia para Campamento", comentó.

El viceconsejero regional de Política Territorial, Oswaldo Román, considera compatibles ambas operaciones. Además, la Comunidad se ha mostrado dispuesta a prescindir de oficinas y aumentar el número de viviendas en Campamento para paliar la baja demanda de oficinas en el mercado inmobiliario madrileño. Román, además, cree que al Ayuntamiento se le puede escapar cualquier decisión sobre Barajas porque "puede ser ubicado fuera de su término municipal [en Alcobendas o San Sebastián de los Reyes]".

Nuevo Vallecas o nuevo Rivas

También hay fricciones sobre el crecimiento de Madrid en el este. La Comunidad promueve la construcción de 8.900 viviendas en Rivas-Vaciamadrid (15.000 habitantes) y el Ayuntamiento quiere diseñar un ensanche en Vallecas-Villa (55.000 vecinos) con 23.734 viviendas. Todo ello apoyado en el eje de la carretera de Valencia, el único que no tiene, ni de momento tendrá, ferrocarril. Ambos planes atraerían una población de 65.000 personas, tantas como viven en la actualidad en ambos núcleos.Román considera que el crecimiento urbanístico de Vallecas "no es malo en sí mismo", pero choca con la decisión de impulsar el desarrollo de Rivas-Vaciamadrid. En este proyecto figura PSV, la cooperativa de UGT, como uno de los más importantes promotores.

El concejal de Urbanismo, José Ignacio Echeverría, cree que el ensanche de Vallecas "es una necesidad, no un capricho" "Ambas operaciones deben hacerse con criterios metropolitanos y deben ser estudiadas armónicamente. Es absurdo pensar que se vaya a hacer la ampliación de Rivas sin pensar cómo se comunicará con Madrid", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de junio de 1992

Más información

  • Ambas administraciones prevén construir 34.000 pisos junto a la N-III