Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La campaña de Tráfico pretende acabar con la tolerancia hacia el infractor

La campaña sobre seguridad vial que Tráfico va a emitir por televisión ya ha conseguido su primer objetivo: que se hable de ella. Su estrategia responde a la filosofía del impacto, a la que ha recurrido este año la Dirección General de Tráfico (DGT) para sensibilizar a los conductores de las crueldades derivadas de circular irresponsablemente. La elección de un formato dramático para convencer a los conductores de que extremen la prudencia les parece a unos temeraria y otros creen que está resuelta con zafiedad.

El recurso al drama para conseguir que un mensaje cale en la audiencia no es nuevo. Luis Montoro, catedrático de Psicología y Seguridad Vial en Valencia, cree en su eficacia si se emite durante un breve espacio de tiempo, ya que de prolongarse perdería su impacto. Montoro recuerda el caso de algunos jueces de Estados Unidos que castigan a los culpables de provocar accidentes con estancias en depósitos de cadáveres o en las salas de urgencia de hospitales."Algunos sectores sentirán un cierto rechazo cuando vean los anuncios basados en accidentes reales", advierte Montoro. "Se identifican con aquellas personas críticas con las normas de Tráfico -cualquiera que sean-, que no asumen la peligrosidad de los accidentes. Sin embargo, creo que se conseguirá que disminuya la tolerancia social hacia los infractores y que la mayoría de los espectadores hable de este tema en los bares, en los supermercados... durante un tiempo dilatado".

Las innovaciones del reglamento de tráfico que entran en vigor a partir de mañana y defiden el marco de la campaña son: el cinturón de seguridad, el casco de protección, los efectos el alcohol y la conducción temeraria.

Para José Antonio Carreño, director de una agencia de publicidad, las instrucciones del cliente constituyen un pie forzado en la resolución de los anuncios. "Resulta ridículo que en el fragor de un accidente al guien diga: 'Si hubiera llevado el casco...' o 'He matado a mi madre...'. Suena a falso, y eso queda evidente en las imágenes simuladas y en el doblaje del sonido, que restan credibilidad a la dureza del planteamiento". Reales o aparentes, las víctimas de los anuncios de la DGT no pasarán este año inadvertidas.

Mientras tanto, un. estudio encargado por los fabricantes de asfaltos (Espas) y las empresas constructoras (Seopan) indica que la rehabilitación de los firmes de las principales carreteras precisa inversiones de choque por valor de 257.000 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de junio de 1992

Más información

  • Polémica ante el dramatismo de los anuncios