Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Álvarez del Manzano pidió un alzamiento contra la corrupción

El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, sorprendió ayer al millar de madrileños que asistió en la Puerta del Sol a la ofrenda floral a los héroes del Dos de Mayo al pedir un nuevo levantamiento popular. El alcalde matizó, después de arengar a los asistentes, que la sublevación que reivindicaba debía ser pacífica y dirigida contra la corrupción en la vida pública.

Álvarez del Manzano comentó posteriormente que su proclama iba dirigida a intentar el "rearme moral de la sociedad". El presidente de la Comunidad, Joaquín Leguina, recordó en su discurso que "la libertad, la igualdad y la democracia es el cauce por el que debe marchar Europa para no caer en los conflictos que ahora sufren algunas partes del continente". También asistieron al acto el capitán general de Madrid, José Rodrigo, y el delegado del Gobierno, Segismundo Crespo. A la tribuna desde la que se presidió la parada militar acudieron menos cargos institucionales que en ediciones anteriores.

Después de depositar la corona de laurel ante la placa que recuerda a los "héroes populares del Dos de Mayo" en el edificio de la presidencia de la Comunidad, Leguina entregó las medallas de oro de Madrid al torero Antonio Chenel, Antoñete, y al catedrático de ética y sociología José Luis Aranguren.

El profesor afirmó que no entendía bien cómo se le entregaba el galardón porque no se considera "muy madrileño". Antoñete, por el contrario, confesó que se sentía "más madrileño que nunca". Leguina recordó que después de Antonio Bienvenida, Antoñete es el torero que más veces ha actuado en Las Ventas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de mayo de 1992