Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bélgica como modelo

La segunda ronda de negociaciones de paz sobre Bosnia-Herzegovina que se celebran en Lisboa desde el lunes pasado con la mediación de la Comunidad Europea registró ayer sus primeros progresos, y el presidente bosnio, Alia Hezetbegovic, parece dispuesto a permanecer un día más en la capital portuguesa para concluir un acuerdo de principio.El modelo belga de Estado unitario en el seno del cual cohabitan tres comunidades, dentro de fronteras étnico-administrativas bien definidas, parece ser la solución capaz de poner fin a la guerra. El mediador comunitario, José Cutileiro, así lo cree, y el presidente de Bosnia-Herzegovina, que había reafirmado a su llegada a Lisboa la oposición del Gobierno de Sarajevo a la creación de una confederacion, considera la nueva propuesta como "una base de trabajo".

Las tres delegaciones, serbia, musulmana y croata, aún no se han reunido de forma conjunta, pero cada una de ellas trabaja con el mediador, en reuniones separadas y con él mapa en la mano para tratar de establecer las fronteras entre las tres comunidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de mayo de 1992