Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBATE SOBRE EL PLAN DEL GOBIERNO

La CEOE duda que las huelgas generales convocadas resistan "un análisis serio y riguroso"

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) "duda que las huelgas convocadas por los sindicatos para mayo y octubre resistan un análisis serio y riguroso". Y señala que Ios sindicatos se están adentrando en un terreno muy peligroso". Estas declaraciones fueron hechas por la delegación de la CEOE -encabezada por Juan Jiménez Aguilar, secretario general; Fernando Moreno, director de relaciones laborales, y el asesor Fabián Márquez- tras la reunión que mantuvieron con el ministro de Trabajo, Luis Martínez Noval, sobre el proyecto de ley de huelga.Según Fabián Márquez, "el país no está para convocatorias de este tipo ni creemos que vayan a solucionar los problemas por este sistema". Este asesor de la patronal no cree que Ia situación política sea lo suficientemente grave como para que justifique una huelga política". Y se quejó de que sean las empresas Ias que deban soportar las consecuencias económicas de los problemas entre los sindicatos y el Gobierno". "No es un lujo que nos podamos permitir", apuntó.

Tal y como recogen los datos de la patronal, en marzo se dobló el número de horas de trabajo perdidas por huelga en relación con febrero. Con los ocho millones de horas de marzo, "el primer trimestre de 1992 ya suma un tercio de la conflictividad de 1991, que fue de 40 millones de horas perdidas".

En la reunión con los responsables de Trabajo, la patronal propuso que se establezca un código de actuación de los piquetes informativos y que se considere la ocupación de los locales como uno de los supuestos de cierre patronal. Para la CEOE la propuesta de autorregulación elaborada por los sindicatos es insuficiente "porque se dirige sólo a las huelgas en servicios esenciales y no contempla la participación de las empresas".

Jesús Arango, director general de Empleo, explicó al finalizar el encuentro que el objetivo de estas reuniones "no es el de hacer incorporaciones parciales, sino el de hacer una valoración punto por punto para después, al final, hacer las incorporaciones viendo el conjunto del proyecto de ley".

Arango no quiso pronunciarse sobre las movilizaciones convocadas por los sindicatos, pero señaló que la voluntad del Ministerio de Trabajo "es seguir manteniendo abierto el diálogo social". Sobre el decreto-ley de desempleo que ha desencadenado la protesta sindical, el director general se interrogó si el déficit del Instituto Nacional de Empleo lo deben pagar o no los contribuyentes. El portavoz oficial explicó que "el seguro de desempleo era, es y sigue siendo el más favorable" en comparación con otros países de la CE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de abril de 1992