Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Confirmado el procesamiento de Hormaechea y otros nueve altos cargos por varios delitos

El presidente de Cantabria, Juan Hormaechea; el vicepresidente, Roberto Bedoya, y ocho de sus consejeros (de ellos, cuatro en el actual Gobierno autónomo) tendrán que sentarse en el banquillo. La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Cantabria notificó ayer la confirmación del auto de procesamiento dictado contra ellos por diversos delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos.

La resolución de la sala, que confirma el auto dictado por el juez instructor César Tolosa el 13 de noviembre de 1991, es inapelable. Se abre ahora un periodo de unos 20 días para que el sumario (unos 14.000 folios) sea trasladado a las partes, que podrán solicitar la confirmación del procesamiento o la práctica de nuevas pruebas. En medios judiciales se considera muy probable que el juicio oral pueda celebrarse a finales del año en curso.El auto precisa en los fundamentos jurídicos que el procesamiento recoge con exhaustiva fundamentación fáctica actuaciones "realizadas por los procesados que hacen relación a adjudicaciones de contratos al margen de las prescripciones legales o reglamentarlas, disposiciones de fondos públicos en beneficio privado y uso de la normativa protectora del patrimonio histórico, artístico y cultural con una finalidad muy diversa a la prevista en la normativa correspondiente, por lo que es indudable que se cumple el primer requisito de carácter fáctico-objetivo que debe existir en todo procesamiento".

Hormaechea, dirigente del PP, declaró ayer, tras conocer la noticia, que era "algo que tenía perfectamente asumido". El presidente respondió "no pregunte, simplezas" a un informador que le preguntó si iba a dimitir. Y añadió: "A los políticos los sitúa o elige el pueblo y ninguna otra institución. Sólo son los diputados quienes intervienen en las decisiones políticas y el pueblo en los momentos electorales. Si determinados políticos creen, además de intentar conseguir votos por todos los medios, que las instituciones pueden servirles para alcanzar triunfos electorales en Cantabria, se equivocan".

El secretario general de los socialistas cántabros, Jaime Blanco, se apresuró ayer a pedir la dimisión del Consejo de Gobierno y puntualizó: "Si a Aznar le queda un poco de autoridad en la derecha, no debe dar la callada por respuesta; que diga si respalda o no a un Gobierno de procesados y en libertad bajo fianza". Para Blanco, Hormaechea y los consejeros encausados constituyen un obstáculo para el futuro de la región, por lo que invita al presidente del PP, José María Aznar, a adoptar un gesto de dignidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de abril de 1992

Más información

  • El presidente de Cantabria, del PP, descarta presentar la dimisión