Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gotti, jefe de la Mafia de EE UU, culpable del asesinato de un 'padrino'

John Gotti, considerado por el FBI como el capo di tutti capi de la Mafia norteamericana, fue considerado ayer culpable del asesinato del padrino de la Familia Gambino, Paul Castellano, y de uno de sus guardaespaldas. Las víctimas de Gotti fueron ametralladas y rematadas en el suelo por tres pistoleros profesionales en un aparcamiento de Manhattan el 17 de diciembre de 1985. Gotti será condenado a cadena perpetua.

El veredicto de culpabilidad se basó en las irrefutables declaraciones de Salvatore Sammy Bull Gravano, de 46 años, un ayudante de Gotti que rompió el pacto de silencio con el que se rige la mafia, la denominada omertá. Según Gravano, su exjefe no sólo ordenó el asesinato de Castellano para hacerse con el control de la Familia Gambino, sino que también presenció el asesinato desde el interior de un vehículo.Gravano, la mano derecha de Gotti, sería un hombre muerto de no ser por el programa de protección especial del FBI que le ofrecerá una nueva identidad y el dinero suficiente para que inicie una nueva vida.

El jurado consideró culpable a Gotti de los tres delitos por los que se le había procesado: Doble asesinato, fraude organizado y obstrucción a la Justicia. El juez no concedió al acusado la petición de libertad provisional por considerarle "un peligro público". El juicio ha durado 10 semanas y las deliberaciones del jurado, un día y medio. Gotti será condenado a candena perpetua.

Esta era la cuarta ocasión que la fiscalía juzgaba a Gotti por el asesinato de Castellano, que permitió a Gotti su asecensión al trono de la familia Gambino, el clan mafioso más poderoso de América.

Sin escrúpulos

La acusación fiscal basó su estrategia, además de en las declaraciones de Gravano, en unas cintas magnetofónicas en las que Gotti hacía referencia a la muerte de Castellano.Durante el proceso la presunción de inocencia de la que debería heberse beneficiado Gotti no impidió que la Prensa sensacionalista le calificara directamente de mafioso y gánster. Su imagen se vendió durante el juicio como la de un padrino sin escrúpulos capaz de ordenar la muerte de un enemigo con un simple chásquido de dedos o una simple mirada.

Gotti, de 52 años de edad, está considerado como el gánster norteamericano más peligrosos desde el mismísimo Al Capone. El mafioso se halla en prisión desde el pasado 11 de diciembre de 1990, cuando el FBI cursó un auto de prisión firmado por un juez de Brooklyn.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de abril de 1992

Más información

  • El 'nuevo Al Capone' se enfrenta a una cadena perpetua